Música

Fabricio Rodríguez: “Tomé la decisión de dejar de trabajar como sesionista y dedicarme de lleno lo mío”

Tocará este viernes en el Teatro Ópera para celebrar sus 20 años de carrera musical y presentar su nuevo álbum. Estará Abel Pintos.

Hay pretextos de sobra para que Fabricio Rodríguez toque este viernes en el Teatro Ópera. Por un lado, celebrar sus 20 años de carrera musical, pero también la presentación de su nuevo disco Vivir, que cuenta con la participación de grandes invitados como Abel Pintos, Mariana Baraj, Seba Lopez (Los Tekis), El Indio Lucio Rojas, Ahyre y Matías Zapata.

Claro que no será la primera vez que pisará ese escenario, ya que durante las últimas dos décadas estuvo como invitado armoniquista de muchísimos artistas que acompañó en vivo, como el propio Abel Pintos, que estará presente en este show.

Fabricio Rodríguez, ahora rumbo a su primer Opera a solas.Fabricio Rodríguez, ahora rumbo a su primer Opera a solas.

«Es una alegría -dice Fabricio- porque siempre me ha tocado acompañarlo yo. Por eso, cuando lo invité le dije que lo acompañé infinidad de veces en el Opera, pero esta vez yo quería me acompañara en uno solo».

En el disco Vivir, Abel fue uno de los productores y cantó en el tema Volverme loco.

Según Fabricio Rodríguez, en el recital también va a estar Javier Calamaro, «un amigo con quien trabajé mucho tiempo». No da muchos nombres más, porque sabe que depende de los compromisos que tengan otros artistas amigos, como el Trío San Javier y Alejandro Lerner. «La invitación está extendida, y si pueden van a estar», explica.

En definitiva, será la primera vez que Fabricio pise éste escenario con un espectáculo propio en toda su trayectoria, acompañado por toda su banda y con invitados especiales.

Un verano (y otoño) muy activo

Fabricio Rodríguez, muy activo en vivo durante los últimos meses.Fabricio Rodríguez, muy activo en vivo durante los últimos meses.

Según el músico, «Después de dos años de estar prácticamente parados, este verano se pudo volver a armar giras. Nosotros estuvimos en casi 30 festivales. Arrancamos en diciembre y terminamos el 9 de abril en Dorrego. Fue una sorpresa, porque uno no se imaginaba con qué se iba a encontrar, y en algunos había 40 mil personas. O sea que había una necesidad, no solo nuestra sino también de la gente».

-¿Te parece que hay más ganas de ver música en vivo que antes de la pandemia?

-Noto que se retomó la actividad. Cuando terminamos la gira en 2020 estábamos estábamos con muchos proyectos y otras perspectivas. Ahora se volvió, pero con la perspectiva de la situación del país. Por eso no es igual que antes. Hay muchos municipios que quedaron muy castigamos económica y emocionalmente. Creo que hubo que remontar mucho.

-Qué repertorio pensás hacer en el Opera?

-Voy a meter de todo y me voy a dar el gusto de tocar lo que a veces no se puede hacer en festivales. Trataré de buscar un equilibrio entre lo que hago en los festivales y los temas que conocen los que me siguen. Tengo 20 años de carrera, así que buscaré las canciones que son parte de otros discos y haré un segmento con las canciones que me acompañan en los shows en festivales, que también las disfruto. Va a haber muchos matices, para todos los gustos.

-¿Qué viene después del Opera?

-El 16 de mayo nos vamos a Estados Unidos para hacer 10 shows en 10 días, incluso tocando en un festival muy lindo en Washington DC, donde ya habíamos estado en 2018 y 2019. Será una aventura muy linda y son desafíos nuevos.

-¿En qué tipo de salas son esos recitales?

-Algunos shows son en peñas que organizan argentinos que quieren mantener la música argentina viva allá. Y lo más interesante es que no son únicamente argentinos, sino gente de toda Latinoamérica, y yanquis que le gusta nuestra música y bailar zambas y chacareras. Y al regreso haremos una gira por el interior del país. Gracias a Dios, el año viene bien.

Difícil de clasificar

Fabricio RodríguezFabricio Rodríguez

-Vos sos un poco multiformato, ¿adónde te suelen ubicar en los festivales?

-En la última edición de Cosquín antes de la pandemia me metieron en una noche especial donde estaban La Mona Jiménez y Los 4 de Córdoba. He tenido suerte de tocar mucho gracias a las propuestas que no se cierran únicamente al folklore, y entrar en noches que por ahí no eran tan folkóricas.

-Las etiquetas son temas de los organizadores y la prensa, pero no del público.

-El público va a disfrutar. Yo también me saqué el prejuicio de los que siguen preguntando qué hago. Yo digo que es música. Obviamente, cuando voy a festivales trato de mantener la esencia de nuestra música folklore pero me permito hacer algunas otras cosas que se separan de nuestro folklore.

-Cómo ves la apuesta que hiciste hace una década de ser solista?

-Tuve que tomar la decisión de dejar de trabajar un poco como sesionista y dedicarme de lleno a este proyecto. Es difícil pero son decisiones que en un momento las tenés que tomar porque sino es muy tarde. Yo lo decidí en el 2012 y se me abrieron las puertas de Jesús María, donde fui Revelación y al año siguiente Consagración. Vi que que podía tener buenos frutos artísticamente y lo estoy disfrutando muchísimo.

-Así que son 20 años de carrera y 10 de solista.

-Y casi diez con una banda de rock llamada Mr Mojo. Fue una banda más relacionada al estilo folk del rock americano, con slide. Con esa banda hicimos Algún lugar encontraré junto a León Gieco en el disco tributo a Calamaro. También hicimos giras por el exterior, pero esa etapa se cumplió y seguí con lo mío como solista.

-¿Qué quedó del rockero/blusero que tocó con Divididos, Botafogo, Pappo, Juanse y Memphis La Blusera?

-Cuando vine por primera vez a trabajar a Buenos Aires como músico, hubo una persona que me abrió las puertas, que fue Miguel Botafogo. Mi esencia de esa época de blues y rock sigue estando intacta. De hecho, la canción que grabé con Abel es medio country, tipo Mumford & Sons. La armónica siempre está presente.

Fuente: Clarín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.