Política / Sociedad

Los carpinchos ya tienen otra laguna si no los quieren en Nordelta

Un funcionario de Mar del Plata sugirió un traslado a Sierra de los Padres.

Tras varios días instalado como tendencia en las redes sociales, a esta altura hay una verdad irrefutable: los carpinchos son tema nacional. Los vecinos de Nordelta insisten en trasladar a varios ejemplares, ante una «superpoblación» en los exclusivos barrios privados. En ese sentido, el director General de la Delegación de Sierra de los Padres y la Peregrina, Julio Romero expresó en redes sociales que los roedores serán «bienvenidos» en Laguna de los Padres.

El funcionario del partido de General Pueyrredón propuso un traslado mediante su cuenta de Twitter: «Si no los quieren en Nordelta serán bienvenidos en la Laguna de los Padres». En esa zona ya se registra la presencia del roedor viviente de mayor tamaño del mundo, que puede pesar hasta 60 kilos y medir hasta 1,30 metros.

Luego de que algunos vecinos de Nordelta denunciaran la semana pasada la presencia de carpinchos, funcionarios nacionales, como el ministro de Ambiente Juan Cabandié, y organizaciones  de protección animal resaltaron el rol de estos animales en los ecosistemas.

«No hay peligro de extinción»

Para Aldo Vasallo, del departamento de Biología de Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Mar del Plata (Unmdp), nada indica que los carpinchos «estén en peligro de extinción». «Estos animales que pusieron en vilo a los vecinos de Nordelta habitan en cuerpos de agua permanente, como lo son la Laguna de los Padres o la Laguna de Mar Chiquita», explicó el especialista.

«Son animales que tienen movilidad, pueden recorrer distancias relativamente grandes y son estrictamente herbívoros.Tienen una dieta vegetal» aseveró, al tiempo que dijo «no son agresivos, pero se defienden como cualquier animal si son agredidos. Una mordida podría causar daño por el tamaño que tienen».

Vasallo manifestó que «estos animales son temerosos al hombre y se desplazan por caminos internos de campos o entre los propios espejos de agua de arroyos o lagunas. Los mismos durante la etapa más estricta de la cuarentena por la pandemia de covid-19, ante la ausencia del hombre fueron vistos de manera habitual en recorridos por la zona», agregó.

Fuente: Página 12.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.