Espectáculos

Estrenos de cine: Ryan Reynolds en “Free Guy” como héroe del universo virtual y “El padre” con Anthony Hopkins

Después de encontrar su rol memorable con el antihéroe de la incorrección política en Deadpool, que tendrá pronto su tercera parte, el canadiense Ryan Reynolds se pone en la camisa (celeste) de un héroe cabal. Aunque el pobre Guy, como personaje de un videojuego muy popular, no sabe que lo es. Ni siquiera sabe que es parte de un universo creado por unos programadores. Y que su rutina de felicidad boba, a prueba de balas, es solo realidad para los que no pueden ver a través de los anteojos negros que utilizan los avatares. Como en un guiño a Sobreviven, el clásico de John Carpenter, las gafas implican una ampliación de la mirada y, por tanto, del universo. En aquel caso, con un comentario político y una implacable reflexión sobre el capitalismo.

El director Shawn Levy (Gigantes de acero, Una noche en el museo) juega también, en la primera parte, con las referencias a The Truman Show. Pero aquí la parodia, no exenta de crítica hacia las malvadas y codiciosas megacorporaciones, es hacia el mundo online y del videojuego. Mientras Guy repite su día a día con la misma sonrisa, en una ciudad hiperviolenta, como si no pasara nada, la programadora que creó el juego (Jodie Comer, la actriz británica de Killing Eve), entra en él con yo digital. Y cuando se la cruza, el bueno de Guy hace cortocircuito y deja de funcionar como se espera de él.

La autora del juego entró buscando una falla, que demuestra que el dueño de la compañía (Taika Waititi) le robó la creación, mientras una subtrama romántica propondrá una suerte de triángulo que atraviesa los dos mundos. Todo con el despliegue visual y de efectos especiales esperable, para una comedia entretenida, que sostiene su ritmo con el profesionalismo del equipo que está delante y detrás de cámara.

El padre ★★★

El dramaturgo, novelista francés Florian Zeller adapta su propia obra de teatro El padre en este debut como cineasta. Que continuará con El hijo, con Laura Dern y Hugh Jackman, hasta quizá completar el traslado al cine de lo que es una trilogía escénica, en parte autobiográfica, que cierra con La madre.

Nominada a seis premios Oscar, ganadora de dos, con Anthony Hopkins como merecido ganador de una estatuilla.

En un bello departamento, Anthony (Hopkins) discute con su hija Anne (Olivia Colman) acerca de la necesidad de aceptar a una nueva cuidadora. Ella, la hija, le anuncia que se irá a vivir a París porque ha conocido a un hombre. Un rato después, hay un señor leyendo el diario en ese mismo living, decorado con buen gusto. Anthony no sabe quién es. El hombre le dice, un poco irritado, que es el dueño de casa, el marido de Anne.

Así, de un encuentro a otro, de un diálogo al siguiente, el espectador de El padre entiende que lo que está viendo es reflejo de la confusión del protagonista. Un hombre encantador y un poco autoritario, atrapado en las redes de la pérdida de conexión con la realidad, víctima de la demencia senil.

El uso de la edición sirve como recurso para reemplazar lo que en el teatro eran entradas y salidas de los personajes en el escenario. A los que se suma una joven cuidadora (Imogen Potts) que Anthony confunde con su hija que falta, otra Anne distinta, ¿o es acaso una profesional?, otro posible yerno.

El padre no logra romper del todo con la fuerte impronta teatral de la propuesta. Pero la edición, junto al trabajo del elenco, son fundamentales que se vea como otra cosa. Con el apoyo de la fantástica Colman, Hopkins compone a su personaje con todos los matices y las complejidades.

No respires 2

Después de la remake de Evil Dead, de Sam Raimi, el uruguayo Fede Álvarez terminó de ganarse un espacio en la industria estadounidense con la muy buena No Respires, de 2016. La historia de unos chicos que se meten a robar en la casa de un ciego, sin imaginar las capacidades del hombre para, digamos, defenderse. Esta secuela, que llega después de su incursión en la saga Millenium (La chica en la tela de araña), lo tiene como guionista, junto a su colaborador, y compatriota, Rodo Sayagues, que dirige.

Con el Hombre Ciego (Stephen Lang) como aparente protagonista (sí, el enemigo de la primera), promete recuperar los niveles de tensión de la fantástica primera parte. En una nueva violación del domicilio del señor, aunque con intenciones bien distintas que las de los chicos de la primera parte.

Fuente: TN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.