Espectáculos

Ramiro Bueno, el hijo del Potro Rodrigo, consiguió trabajo en un vacunatorio de la Ciudad de Buenos Aires

El joven además estudia la Licenciatura en Comunicación Audiovisual tras haberse recibido de periodista deportivo.

Ramiro Bueno, el hijo del recordado Potro Rodrigo, fue visto trabajando en uno de los vacunatorios que habilitó el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para inmunizar a la población contra el coronavirus. Aunque intentó pasar desapercibido con su gorro, barbijo y chaleco, muchos lo reconocieron y hasta le pidieron fotos. El joven es el único heredero del ídolo cuartetero que se ganó el corazón de los argentinos con “Lo mejor del amor”, “Amor clasificado”, “Soy cordobés” y otros hits que aún siguen vigentes.

Sorprendido por la repercusión que tuvo su nuevo empleo de administrativo en el Movistar Arena, invitó a sus seguidores a que lo busquen para retratarse junto a él después de recibir la Sputnik, Astrazeneca o Sinopharm. Siempre está con la computadora al lado de una de las enfermeras que se encarga de las aplicaciones.

Días atrás, invitado al ciclo Cortá por Lozano (Telefe), Ramiro comentó que tras haber obtenido su título de periodista deportivo, ahora estudia la Licenciatura en Comunicación Audiovisual con el fin de seguir adquiriendo conocimientos.

El joven también es músico, aunque eligió una género muy distinto al que hacía su padre. Se inclinó por el hip hop y el trap y está muy contento. En sus redes avisa cada vez que lanza un tema y la repercusión hasta el momento fue muy buena, aunque de vez en cuando se encuentra con alguna crítica donde lo comparan con el cuartetero, que murió el 24 de junio del 2000.

Su visita al programa de Verónica Lozano se demoró tres semanas, ya que cuando le realizaron el hisopado para ingresar al canal se llevó la sorpresa de que tenía COVID-19. “Fue muy loco porque estaba asintomático. Encima me hice el canchero: ‘Vengo invicto, no sé qué, tomá, positivo’. No tenía síntomas de nada. Voy después a un centro de testeos y me volvió a salir positivo. La pasé bien, sin síntomas por suerte”, detalló sobre su experiencia con la enfermedad que continúa teniendo en alerta a todo el mundo.

El año pasado Ramiro se animó a contar por primera vez que no la pasó nada bien en la escuela porque le hacían bullying. Todas las tardes volvía a su casa llorando por lo que sufría durante las clases y los recreos.

“De la nada te metían flor de piña en el brazo o un bife. Te tenías que masticar la bronca porque a esa edad lamentablemente eran dos contra uno y no tenía forma de salvarme. Me plantaba, explotaba y nada… Imaginate si se enteraban de que me gustaba el rap”, recordó en una entrevista con Mitre Live.

El hijo de Patricia Pacheco y el Potro Rodrigo teme que a sus dos hermanitas les pase lo mismo: “Yo la pasé muy mal y muchas veces venía llorando a casa. Era bastante duro todo en su momento. Había días que la pasaba muy bien en el colegio y me quedaban grabados en la mente diciendo ‘ojalá que mañana sea igual’, pero en realidad no sabía qué iba a pasar al día siguiente”.

Fuente: TN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *