Interés General Nación

El Gobierno ordena que trenes y colectivos tengan las ventanillas abiertas para contener los contagios en el transporte público

Así lo resolvió Santiago Cafiero tras la reunión con Vizzotti, Meoni y Frederic. “Más allá de la lluvia o no lluvia, quedan trabadas”, indicó el ministro de Transporte.

El jefe de Gabinete Santiago Cafiero se reunió por la mañana de este martes con la ministra de Salud Carla Vizzotti, la ministra de Seguridad Sabina Frederic y el ministro de Transporte Mario Meoni. Analizaron el fortalecimiento de las medidas de prevención contra el coronavius en el transporte público, uno de los principales focos de contagio y de los que mantiene en alerta a los especialistas.

“Lo que vamos a hacer es ratificar las medidas que estaban vigentes sobre la ventilación de unidades, que tanto de trenes como de micros están vigentes desde el año pasado, desde que se inició la pandemia”, expresó Meoni. Además confirmó que se dictarán “medidas complementarias de fijación de las ventanillas”. Según remarcó, la idea es que no se puedan cerrar. “Que queden abiertas de manera permanente, más allá de la lluvia o no lluvia”, detalló el funcionario al finalizar el encuentro que tuvo lugar en Casa Rosada.

Durante la reunión, de la que también formó parte el director ejecutivo de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRTJosé Arteaga, los funcionarios coincidieron en que se intensificaron los controles desde el viernes, cuando comenzaron a regir las nuevas restricciones, y se redujo la circulación en el transporte. “Todas estas medidas que se van a aplicar están consensuadas con las empresas y van a estar en funcionamiento a partir de que cada una de ellas pueda ir haciendo las adecuaciones necesarias”, agregó Meoni.

La prohibición de circulación rige de 0 h a 6 h, pero no se implementaron modificaciones en cuanto a las prioridades en el transporte público, que sigue permitido para los rubros considerados esenciales y todas las actividades con permiso.

“Tenemos 18 mil unidades de micros funcionando en la región metropolitana, 1900 frecuencias diarias de trenes, con lo cual son 200 trenes todos los días funcionando con una cantidad importante de vagones, por lo que es algo que no se puede realizar de manera inmediata”, aseguró con respecto a las adecuaciones para los casos en que sean necesarias. “Hemos profundizado los protocolos en cada una de las áreas para evitar los contagios y garantizar los servicios”, destacó el ministro.

Con la baja de cantidad de casos, hace pocos meses, el transporte comenzó a ser utilizado por mayor cantidad de gente. En ese sentido, y en referencia puntualmente a la relación con el regreso a las clases presenciales, Meoni descartó que fuera un agravante. “El incremento en el transporte es de entre 300 mil y 400 mil pasajeros más por día, un 15 al 20% de la totalidad de los que se mueven. No creo que modifique sustancialmente la cantidad, excepto en el horario de la mañana que tiene algún impacto, no así al mediodía, que es una ‘zona de valle’, como le llamamos nosotros”, dijo. “No consideramos que, desde el transporte, sea un inconveniente mayor al existente el de la educación”, remarcó.

De acuerdo con los datos oficiales, en promedio, un 47% de usuarios utilizaron el transporte público el último fin de semana en comparación a uno previo al aislamiento. Sin embargo, dado el volumen de pasajeros que viajan a diario, todavía se dificulta mantener la distancia necesaria y garantizar que se cumplan las medidas de prevención. Las imágenes de trenes y subtes atiborrados en las horas pico en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que se contemplan a diario y circulan en las redes desde hace meses, se volvieron foco de preocupación debido al súbito aumento de casos de COVID-19.

El lunes, solo la Ciudad de Buenos Aires informó 3358 casos positivos de coronavirus: se trata de la cifra más alta desde que comenzó la pandemia. En los primeros 12 días de abril, el número de confirmados casi se duplicó, al pasar de los 1707 del 31 de marzo a este último récord.

Si bien la situación de la ocupación de camas de terapia intensiva (UTI) está cerca del pico máximo, para la gestión porteña no se modifica la decisión de apuntar al testeo, el aislamiento de casos positivos y sus contactos estrechos y la vacunación. El número “tiene mucho arrastre de la semana previa”, según señaló a TN.com.ar el ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires Fernán Quirós. “En principio no cambia nuestra evaluación”, aseguró.

El dato alentador es que, pese a estar en un pico de la ola de contagios, la cantidad de fallecidos por coronavirus se mantiene estable en la Capital, muy por debajo de agosto de 2020.

Por su parte, entre el 31 de marzo y el 12 de abril, la provincia de Buenos Aires pasó de 8063 a 9535 casos. Así, el territorio bonaerense es el área con mayor número de infectados (1.090.012 totales).

Fuente: TN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.