Sin categoría

Un sector de los docentes pide suspender las clases en la provincia

A pesar de que no se considera que allí esté el foco de los contagios, la FEB y Udocba piden dejar de ir a trabajar.

Dos gremios docentes de la provincia de Buenos Aires salieron a reclamar por la suspensión de las clases presenciales. Se trata de la poderos Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) y UDOCBA, un gremio minoritario ligado a Hugo Moyano.

Quién reclama con mayor vehemencia desde hace días suspender las clases presenciales es Miguel Díaz, el titular de la UDOCBA. «Si quieren que pongan un cartel que diga «Viva la Muerte» y que cada uno se salve como pueda. Estamos pidiendo racionalidad a quienes nos gobiernan», dijo el líder sindical a Radio del Plata.

A través de un documento, el gremio exigió «cesar» las clases presenciales. Además, aseguró que «el retorno seguro a las aulas fracasó y la salud de alumnos, docentes y auxiliares se encuentra bajo amenaza».

Los docentes retomaron en marzo las clases presenciales luego de un año completo sin clases en la provincia de Buenos Aires.

Tras fuertes reclamos de la oposición, el gobierno decidió finalmente avanzar con un sistema de rotaciones semanales y estrictos protocolos de cuidado que incluyen el ingreso escalonado para evitar concentraciones. Además, se incluyó el control de temperatura en la entrada, la limpieza y ventilación de las aulas.

Desde el Gobierno nacional salieron a ratificar la continuidad de las clases presenciales al asegurar que no se han registrado «grandes brotes» en las escuelas. Fue el ministro de Educación, Nicolás Trotta, quien sostuvo que la evidencia de datos y estrictos protocolos muestran que «hoy están dadas las condiciones para sostener la presencialidad» y negó que la suba de casos esté relacionada con la vuelta a las aulas.

La titular de la FEB, Mirta Petrocini.

En la misma línea, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, aseguró que hoy el foco no está puesto en las escuelas sino en las reuniones sociales. «La mayoría de los contagios no se originan en lugares donde hay protocolos, no se originan en las fábricas ni son frecuentes en las aulas. Tampoco en lugares culturales o de esparcimiento. Los contagios se originan en lugares familiares, de más confianza, de amigos, donde bajamos la guardia y se disminuyen los cuidados», dijo.

En tanto, la titular de la FEB, Mirta Petrocini, consideró que «ya existen zonas o distritos de alto riesgo que deben activar y extremar medidas de prevención y resguardo de la salud, como lo es la suspensión de clases presenciales».

«Donde haya necesidad de resguardo por el aumento de contagios o por saturación o colapso del sistema de salud, las autoridades sanitarias y educativas serán las responsables de definir la suspensión de clases», agregó.

Por el momento, la evidencia disponible -tanto a nivel nacional como internacional- refleja que en las escuelas no se potencian los contagios de los docentes o los estudiantes.

De hecho, según los primeros resultados obtenidos de la plataforma Cuidar Escuelas -un sistema de información para la notificación de casos de Covid-19 en establecimientos educativos de todo el país- la incidencia de contagios en las escuelas es baja.

La muestra analizada, que corresponde a 5.926 establecimientos activos, a los que asisten un total de 1.429.190 estudiantes matriculados y 214.850 docentes y no docentes, indica que sobre el total de estudiantes que asisten de manera presencial solamente se contagió un 0,16 %; mientras que el 1,03 de los docentes dio positivo.

Fuente: La Política On Line.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *