Interés General Mundo

El Mercosur vuelve a reunirse: Uruguay insistirá en flexibilizar y Argentina dice que aceptará una rebaja parcial de aranceles

Los negociadores de los miembros del bloque se reunirán este miércoles. Es la primera reunión tras el duro choque entre Alberto Fernández y Luis Lacalle Pou. El 22 hay reunión de cancilleres.

El Mercosur volverá a reunirse este miércoles y jueves tras el fuerte cortocircuito que protagonizaron el 26 de marzo los presidentes Alberto Fernández y Luis Lacalle Pou sobre el futuro del mismo.

Será esta una reunión virtual de los coordinadores nacionales de los países miembros, en la que la Argentina estará representada por el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme. Esta funcionará como antesala de la reunión de cancilleres y ministros de Economía a la que convocó el ministro Felipe Solá para el jueves 22 de abril.

Hasta el momento se confirman dos hechos. A través del canciller Francisco Bustillo, el gobierno uruguayo insistirá con que se adopte un compromiso formal –es decir documentado- para que, aunque sea de manera temporal o puntual, se sortee la prohibición que impone la decisión 32/00, que prohíbe a los países de Mercosur firmar acuerdos con terceros países si no los consiente todo el bloque. Los socios de Argentina están ávidos por salir al mundo y firmar acuerdos con otras regiones, mientras que el Gobierno se niega u ofrece hacerlo a otro ritmo dependiendo de quién está en frente.

Uruguay volverá a pedir la baja del arancel externo del mercado común, aunque se desconoce en qué magnitud, mientras que Argentina, que preside el bloque por estos seis meses presentará su propia propuesta, que es distinta pero que, aseguran en el gobierno, la impulsa el «ánimo de unir al grupo»

“Argentina tiene armada una propuesta de reducción del Arancel Externo Común en un conjunto de bienes y productos que apuntan a consolidar la competitividad a través de bajar aranceles en insumos y no en bienes finales”, había dicho Neme sobre el fin de semana.

A diferencia de la propuesta brasileña, y posiblemente de la que presente Uruguay –que quieren ir a la baja del Arancel Externo Común como un todo- Argentina quiere hacerlo sector por sector y en diferentes proporciones: quieren los argentinos tomar la agroindustria por un lado, la industria por el otro, los bienes de capital, la informática y las telecomunicaciones todas en negociaciones separadas.

“Tenemos que continuar defendiendo una serie de sectores sensibles que tenemos en la economía, defender el empleo, los procesos de agregación de valor, incorporación de tecnologías y eso lo podemos hacer si entendemos que el mundo no está abierto”  dijo Neme, ya que, “en el marco de la pandemia el mundo tiene más restricciones que antes”.

En Argentina señalan que la propuesta de baja del Arancel Externo Común del bloque –que hoy está en un promedio del 12 al 14 %, lo que hace una de las zonas más proteccionistas- es una manera de mostrar que “nunca fueron rupturistas”, y que buscan modificar algunas “inconsistencias para darle mayor competitividad al sector productivo” Originalmente, los cancilleres del Mercosur y sus ministros de economía se iban a reunir este miércoles y jueves pero los cortocircuitos de Alberto F. y Lacalle Pou modificaron el calendario.

Fue el viernes 26 de marzo cuando los presidentes intentaban festejar en forma virtual los 30 años del bloque. Lacalle Pou se quejó de que no fuera personal el encuentro, donde se podrían haber mirado a los ojos y firmar acuerdos y dijo que el Mercosur tenía que dejar de ser “corset o un lastre”. Esas palabras  pusieron furioso a Alberto Fernández, quien pensó que se las decía a la Argentina y que replicó duramente.

E Presidente dijo que quien considerara la unidad como un “lastre” que se bajara del barco. Y después tildó a su colega oriental de “agresivo” y “destemplado”. Pero Lacalle Pou insiste en que el Mercosur debe modernizarse.

Para entonces, los técnicos de la región venían hablando sobre una propuesta que había hecho Brasil en 2019 de bajar el arancel externo común al 50%. Argentina no lo había aceptado ni bajo el gobierno de Mauricio Macri ni bajo el de Alberto Fernández. En marzo último, dicen fuentes argentinas, los brasileños vinieron con otra propuesta: un recorte línea y transversal del arancel externo común, con una baja del 10% a partir de mayo y otro 10 % a partir de diciembre.

Evidentemente esta propuesta tampoco satisface al Gobierno, que además insistirá en la metodología de ir sector por sector. La competitividad “no es sistémica y se insistirá en trabajar sectorialmente, afirman.

Un borrador que circula afirma que los argentinos toma el criterio de escalonamiento arancelario y de mayor reducción del AEC en materias primas e insumos y no en bienes finales, mejorando la protección efectiva de bienes finales. Este indica que se alcanzaría la eliminación de un nivel arancelario, el del 2% siendo que los bienes que hoy tributan el 2% pasarían a 0%. Y señalan que la propuesta está sujeta a mantener el arancel de universos especiales como autos, juguetes, textiles, lácteos, duraznos, entre otros, por considerárselos sectores sensibles para la Argentina.

Fuente: Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *