Interés General

Milagro en Lobos: Una mujer se curó de un cáncer terminal y asegura que fue gracias a las Misas de Sanación del Padre Cari

Graciela Zulema Belarndini tenía metástasis en todo el cuerpo y los médicos le dieron dos meses de vida. Recuperada, afirma que la fe mueve montañas y que «todo se debe a la misas de sanación del «Cura de los Milagros».

Graciela Zulema Belardini, es vecina de la comunidad de Lobos y acaba de recuperarse de un cáncer terminal  que ya había hecho metástasis en todo el cuerpo. La mujer relató a través de un video que se viralizó, cómo fue el proceso de sanación a través de la Fe gracias a las misas de Sanación del Padre René Cari. Especialistas hablan de un “triple milagro”.

Graciela dijo que hace tres años notó que su mama comenzaba a deformarse. “Enseguida me di cuenta que era un tumor”, expresó. “Le comento al Padre, le pido que rece por mí, me pregunta por qué, le digo que tenía cáncer, me toma fuerte de los brazos, y me dice Dios te va a salvar. Ese momento hizo un click en mi vida. A partir de ahí, nunca más volví a preocuparme por mi enfermedad”, afirmó.

También explicó que al tiempo de declararse el cáncer de mama, comenzó a tener problemas para caminar y respirar. Precisó que todos los días caminaba 40 cuadras para ir a misa en Empalme porque por la pandemia no tenía otro medio, hasta que un día no pudo caminar ni media cuadra.

Luego contó que la enfermedad siguió evolucionando: “Voy con mi hijo al médico, me manda estudios, y tenía metástasis en los pulmones, en el mediastino y en la cabeza. Me daban dos meses de vida”, relató con crudeza, pero siempre con mucha paz y sin perder la tranquilidad.

También dijo: “nunca tuve miedo, confiaba en Dios. Sólo me dediqué a rezar. Tampoco le pedía que me cure. Únicamente le pedía que me dé fortaleza y aceptar su santa voluntad”.

Hace poco tiempo se volvió a hacer todos los estudios y el cáncer desapareció. “Los médicos no lo pueden creer. Si no fuera por el Padre René, hoy no estaría acá”, afirmó en el video.

En septiembre se había contagiado de Covid y en su situación los médicos no creían que se podía salvar. “El día 11 me descompuse, me sacaron placas y me diagnosticaron Covid y neumonía bilateral. A mis hijos les dijeron que por mi enfermedad de base era letal, que no iba a vivir”, expresó. Pero pasaron los días y Graciela salió caminando del Sanatorio, recuperada. “La Dra. Carrizo se sentó en la cama, me miró y me dijo: no lo puedo creer”, indicó.

También dio otro detalle más, tan asombroso como todos los anteriores. Indicó que el mes pasado fue a la oncóloga y le confirmó que la mama afectada por el tumor se estaba empezando a restaurar.

“Todo esto es por el cura que está rezando por vos”, dijo Graciela que le manifestó la médica, en referencia al Padre René.

Graciela dijo que el sacerdote empalmeño, reconocido en muchas partes del mundo por sus misas de sanación y sus milagros, celebraba misas para ella y que cada día comenzó a sentirse mejor, hasta no tener más nada.

El diálogo con el Dr. Cairo

La mujer también expresó que su médico de cabecera es el Dr. Marcelo Cairo y que cuando lo fue a ver le dijo: “a vos te va a salvar Dios”.

“El Dr. sabía que yo estaba rezando mucho y tenía mucha fe y me dijo que, a pesar de la enfermedad, Dios me iba a salvar. Fueron palabras muy lindas, porque no todos los médicos reconocen que el que tiene la última palabra siempre es Dios”, completó.

El caso está siendo analizado en muchos lugares y especialistas en la materia ya lo denominaron el “triple milagro”, dada la gravedad del cuadro y las afecciones que padeció Zulema.

“A quienes están pasando por lo mismo, les pido que no bajen los brazos”

Graciela, en su testimonio también declaró que además de apoyarse en la Fe nunca abandonó los tratamientos médicos, pero aseguró: “mi mejor cura es rezar todos los días. Ir a la parroquia me inyecta mucha energía”.

También aclaró que su decisión de dar testimonio de lo que está viviendo, tiene como único motivo que otras personas en su lugar no pierdan la fe en Dios.

“A quienes están pasando por lo mismo, les pido que no bajen los brazos, no dejen de tener fe, no tengan miedo, nunca dejen de confiar en Dios y en su voluntad”, instó con emoción. “No duden nunca de Dios y de su misericordia. Recen mucho, entréguense a El”, agregó.

También reiteró su reconocimiento al “Cura de los Milagros”, como es conocido el Padre René: “fue quien dio el primer paso para sanarme”.  “Dios todo lo puede, hay que tener fe”, dijo.

El propio sacerdote, en el mismo video, también dio su testimonio, breve y muy sencillo. Dijo que “el milagro lo hizo Dios. Yo sólo soy un instrumento suyo”, afirmó. También expresó sentirse muy agradecido a Dios por “ser testigo de este regalo tan grande”.

 

Fuente: La Palabra de Lobos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *