Interés General

Por qué se conmemora hoy el Día Mundial de la Tuberculosis

Se celebra el 24 de marzo de cada año para concientizar sobre las consecuencias sociales, económicas y sanitarias generadas por esta enfermedad que afecta principalmente a África y Asia.

El 24 de marzo de cada año se celebra el Día Mundial de la Tuberculosis para concienciar sobre las serias consecuencias sociales, económicas y sanitarias de la TB, que afecta principalmente a África y Asia. A su vez, se busca acelerar los esfuerzos para ponerle fin a la epidemia mundial de esta enfermedad. Ese día, en 1882, el Dr. Robert Koch anunció que había descubierto la bacteria Mycobacterium tuberculosis, lo que permitió el diagnóstico y la cura.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la TB sigue siendo la enfermedad infecciosa más letal del mundo: se encuentra entre las diez principales causas de muerte en el planeta. Si bien es prevenible y curable, cada día mueren más de 4000 personas a causa de esta infección y aproximadamente 30.000 la contraen diariamente. Se calcula que los esfuerzos mundiales por luchar

Para acelerar las medidas preventivas y los tratamientos en los países más afectados, los jefes de Estado celebraron en septiembre de 2018 la primera Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la TB, en la que se comprometieron fehacientemente a ponerle fin a esta enfermedad. El lema del Día Mundial de la TB 2020 fue: “Es hora de actuar”, que hace énfasis en la urgencia de adoptar medidas para cumplir los compromisos adquiridos por los líderes mundiales. Algunas de esas son:

  • Aumentar el acceso a la prevención y el tratamiento.
  • Establecer la rendición de cuentas.
  • Garantizar una financiación suficiente y sostenible, en particular para la investigación.
  • Poner fin a la estigmatización y discriminación.
  • Promover una respuesta a la TB que sea equitativa, basada en los derechos y centrada en las personas.
  • La OMS ha puesto en marcha una iniciativa conjunta “Find. Treat. All. #EndTB” con el Fondo Mundial y la Alianza Alto a la TB para garantizar el acceso a la atención médica y de esa manera lograr una cobertura sanitaria universal.

¿Qué es la tuberculosis?

Es una enfermedad infecciosa que suele afectar a los pulmones y es causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. Suele ser asintomática en personas sanas, ya que el sistema inmunológico actúa formando una barrera alrededor de la bacteria. Los síntomas de la tuberculosis pulmonar activa son: tos (a veces con flema y que puede contener sangre), dolor torácico, debilidad, pérdida de peso, fiebre y sudoración nocturna. La misma se puede tratar mediante la administración de una combinación de antibióticos durante seis meses.

En 2019, enfermaron de tuberculosis diez millones de personas en todo el mundo: 5,6 millones eran hombres; 3,2 millones, mujeres; y 1,2 millones, niños. Aproximadamente un tercio de la población mundial está infectado. Sin embargo, sólo una pequeña proporción de ese total desarrollará la enfermedad. En tanto, las personas con inmunodeficiencia, corren mayores riesgos de padecer TB. Los portadores de HIV tienen entre 26 y 31 veces más probabilidades de desarrollar una tuberculosis activa.

¿Cómo se transmite y cómo se trata?

Se transmite de persona a persona a través del aire. Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos. Basta con que una persona inhale unos poco de esos para infectarse.

Según datos de la OMS, las personas infectadas con el bacilo tuberculoso tienen a lo largo de la vida un 10% de riesgo de desarrollar la enfermedad. Sin embargo, eso aumenta en aquellos cuyo sistema inmunitario está debilitado, como también ocurre con la malnutrición, diabetes o en los fumadores.

En la mayoría de los casos, los pacientes tardan en buscar atención médica y transmiten la bacteria a otras personas. A lo largo de un año, un enfermo tuberculoso puede infectar a unas 10 y 15 personas por contacto estrecho. Si no reciben el tratamiento adecuado, hasta dos terceras partes de los enfermos tuberculosos pierden la vida.

La forma activa de la enfermedad -que es sensible a los antibióticos- se trata administrando durante seis meses una combinación estándar de cuatro medicamentos antimicrobianos. La gran mayoría de los enfermos de TB en tratamiento, logra curarse.

Una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 consiste en acabar con la epidemia mundial de tuberculosis. La estrategia de la OMS “Fin a la tuberculosis”, aprobada por la Asamblea Mundial de la Salud en 2014, plantea reducir las muertes por esta causa en un 90% y la incidencia de la enfermedad en un 80% para 2030.

Cifras de la OMS

  • 1.400.000 personas murieron de tuberculosis en 2019 (entre ellas 208.000 eran portadores de VIH). Es una de las diez principales causas de muerte en el mundo.
    Se estima que en 2019, 10 millones de personas en todo el mundo se enfermaron de TB.
  • En 2019, los 30 países con mayores casos de tuberculosis representaron el 87% de los nuevos casos de la enfermedad. Encabeza la lista: la India, Indonesia, China, Filipinas, Pakistán, Nigeria, Bangladesh y Sudáfrica.
  • La tuberculosis multirresistente (resistente a la rifampicina) sigue representando una crisis de salud pública y una amenaza para la seguridad sanitaria. En 2019, se detectaron y notificaron en todo el mundo un total de 206.030 personas con esta patología.
  • A nivel mundial, la incidencia de la tuberculosis está disminuyendo en aproximadamente el 2% anual, y entre 2015 y 2019 la reducción acumulada fue del 9%.
  • Se estima que entre 2000 y 2019 se salvaron 60 millones de vidas gracias al diagnóstico temprano y al tratamiento.
  • Es una enfermedad curable y tratable.

Fuente: TN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *