Interés General

Restricciones | Comerciantes presentarán un amparo para intentar frenar las nuevas medidas

Bares, discotecas, boliches, restaurantes y hoteles advierten que no soportan un nuevo cierre de actividades. La ocupación en Mar del Plata no supera el 20%.

Empresarios gastronómicos, hoteleros, de discotecas, bares y actividades nocturnas advirtieron este jueves que, de avanzar nuevas restricciones de actividades como tiene el Gobierno en carpeta, los comercios del sector no van a subsistir. Ante esta situación, confirmaron que presentarán un recurso de amparo ante la Justicia Federal y de la provincia de Buenos Aires, una vez que se conozca el decreto presidencial.

Así lo señaló Martín Francolino, abogado de IDEAr, Industria del Entretenimiento Argentino, en diálogo con TN. “Estamos esperando el decreto y en base a eso vamos a presentar un amparo las discotecas, boliche bailables y se van a sumar restaurantes, hotelería y gastronómicos también para presentar este amparo en función de la fundamentación que exista en el decreto”, explicó.

También precisó que “el amparo va a ser en la Justicia Federal, por Nación, y en la Provincia” y que si un juez da lugar al reclamo “frena el decreto del Presidente”. “Se presenta porque se violan derechos constitucionales, que son el derecho al trabajo, a la explotación lícita de un comercio”, agregó el abogado.

Desde la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA) confirmaron a TN.com.ar que como cámara empresaria “por el momento” no presentarán una medida ante la Justicia.

El cuestionamiento del sector tiene que ver con las restricciones de circulación que se comenzarán a ser efectivas entre las 23 y las 6 para intentar contener los contagios de coronavirus. Se trata de un “toque de queda nocturno”, según pudo saber este medio de fuentes oficiales, aunque esta franja horaria podría variar según cada provincia. En otras palabras, no se podrá salir a la vía pública en esa franja horaria, excepto los trabajadores esenciales.

“Se dispuso una cuarentena de dos semanas en marzo y terminamos con nueve meses de socavamientos de derechos a la gente, restricciones que no llegaron a nada porque el virus no se pudo controlar”, cuestionó el abogado de IDEAr. También señaló que “el sector gastronómico, hotelero y de discotecas y bares no va a soportar una segunda ola de fase uno, porque desde que se puso la cuarentena en marzo hasta ahora se fundieron casi todos, muy pocos pudieron subsistir y se perdieron muchísimas fuentes de trabajo y con esta medida se van a perder muchísimas más”

En el mismo sentido se refirió Graciela Fresno, presidenta de FEHGRA, que advirtió que el sector “es el más golpeado por la pandemia”, dado que “viene sin trabajar desde marzo y lo poco que se trabaja es para pagar deudas que la pandemia nos fue dejando”.

Tanto Fresno como Francolino pusieron el eje en el hecho de que el virus no sólo circula durante la noche sino a lo largo de todo el día. ¿Quién te asegura que el virus contagia desde las 23 hasta las 6?”, preguntó el abogado, y respondió que “el virus no hace discriminación ni de tiempo, ni de formas, ni de modo, ni de lugar”.

La titular de FEHGRA también planteó “¿cuál es la lógica de una medida como esta?” “¿Es que solamente el virus contagia de 23 a 6? Porque si fuera así se entendería, pero no es así, contagia durante todas las horas del día” y apuntó a las “manifestaciones en diciembre” y a las “fiestas clandestinas que nadie controló”.

La esperanza del verano

La apertura de la temporada turística de verano encendió una luz de esperanza para el sector, pero los números no terminaron siendo los proyectados y ahora se ve amenazada por las nuevas restricciones.

“Si volvemos a cerrar la gastronomía sentimos que somos los únicos perjudicados. Cerrar el tránsito de personas e impedir trabajar a un sector desde las 23 a las 6, que es el horario en que la gente sale a comer en las ciudades y en la costa atlántica, también es darle otro golpe que el sector no va a poder soportar”, advirtió Fresno.

También recordó que “el sector ha hecho inversiones para prepararse para la apertura, cumple los protocolos y no es el responsable del incremento de los casos”. “Ese incremento de los casos hay que ir a buscarlo a otro lado, no puede ser que siempre el hilo se corte por lo más delgado”, reclamó.

Según las cifras de FEHGRA, sobre el total de hoteles que están abiertos actualmente en la costa atlántica, la ocupación en Mar del Plata es del 20%; en San Clemente, del 25%; en Mar de Ajó, del 28%; en Valeria del Mar, del 40%; en Pinamar, del 45%, y en Cariló, del 57%.

“La hotelería está afectada desde el punto de vista turístico, las fronteras están cerradas. No tenemos turismo para solventar la hotelería”, explicó la dirigente empresaria y agregó que “el movimiento de gente no se refleja en el nivel de ocupación hotelera”.

Fiestas clandestinas

Para el abogado de IDEAr “cuando se toma una medida de esta magnitud hay que tomarla con mucho cuidado porque se puede tornar excesiva y desproporcionada”, también advirtió que aunque salga el DNU “la gente se va a seguir juntando”.

“¿Quién te dice que a la una de la tarde no se junten 100 personas o a las 11 de la noche hagan una fiesta clandestina?”, se preguntó Francolino y consideró que “es mucho mejor el control que el descontrol; controlar con un protocolo sanitario”.

Como propuesta planteó que “sea controlado exhaustivamente el protocolo sanitario, que va a ser mucho mejor que el descontrol que puede llegar a haber si la gente hace reuniones clandestinas”.

“Lo que el Gobierno no entiende es que esto va a producir que las fiestas clandestinas crezcan. Lo que hay que hacer es regular y controlar, no restringir completamente”, completó.

Asistencia del Gobierno

Ante la inminencia del DNU, los empresarios también apuntan sobre la necesidad de medidas de asistencia estatal, como el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) que no se renovó este año y que no está previsto en el Presupuesto 2021. Tampoco el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

“Se vuelve a poner una restricción en un sector sobre el que no hay compensación económica, porque el 31 de diciembre se terminaron los ATP y no se prorrogó”, se quejó Fresno. “No podemos seguir siendo el sector para controlar el número de casos que se elevó. No somos responsables”, agregó.

En el mismo sentido se refirió Francolino que consideró que “lo bueno sería que el Gobierno se ponga en el lugar el comerciante”. “Si quieren ayudar bajen los impuestos al 50% para que la gente pueda subsistir”, pidió.

Fuente: TN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *