Internacional

Quién es el farmacéutico que arruinó a propósito 500 dosis de Moderna en Estados Unidos

El hombre de 46 años fue detenido y luego quedó en libertad bajo fianza. Según declaró ante la Justicia, estaba convencido de que provocarían mutaciones en el ADN de la gente.

Steven Brandenburg, un farmacéutico de Wisconsin, Estados Unidos, cortó la refrigeración de 500 dosis de la vacuna que fabrica Moderna contra el coronavirus. Según declaró ante la Justicia, estaba convencido de que provocarían mutaciones en el ADN de la gente.

Brandenburg trabajaba en el hospital Advocate Aurora Health. Con la certeza de que el mundo estaba “derrumbándose”, cortó la refrigeración de 57 frascos de la vacuna que equivalen a 500 dosis. Según declaró ante la justicia local, creía que las inyecciones generarían mutaciones en el ADN.

Tras percatarse de lo sucedido, el centro de salud inició la investigación y dio con el responsable. El farmacéutico fue detenido y admitió que había sacado del refrigerador esas dosis de la vacuna que desarrolla el laboratorio Moderna, que recomienda conservarlas a una temperatura de -20 grados centígrados.

“Se había formado esta creencia de que no eran seguras”, aseguró Adam Gerol, fiscal de distrito del condado de Ozaukee, durante una audiencia virtual. Añadió también que Brandenburg estaba “molesto” porque atravesaba un proceso de divorcio. Incluso una trabajadora del centro de salud contó que Brandenburg había asistido con una arma al trabajo en dos ocasiones.

El farmacéutico quitó la refrigeración durante dos noches consecutivas: las del 24 y 25 de diciembre. Según confirmó el presidente del hospital Jeff Bahr, el sábado 26 el personal se dio cuenta de que habían estado a temperatura ambiente y las desechó. Para ese momento, ya habían aplicado 57 de esas dosis.

Ante lo sucedido, notificaron a los pacientes que las recibieron, pero aclararon que no son dañinas. Solo pueden resultar “menos eficaces o no tener eficacia”, según afirmó el directivo en una rueda de prensa.

Todo indica que Brandenburg creía en una de las falaces teorías de conspiración que circulan alrededor de la pandemia y especialmente en torno a las vacunas. Las fake news se viralizaron a través de las redes sociales y muchas sostienen afirmaciones falsas que van desde los componentes de las dosis hasta sus posibles efectos secundarios.

Una de las primeras afirmaciones falsas que se instaló insinuaba que podrían modificar el ADN. Pese a que esto fue desmentido por los expertos en reiteradas oportunidades, muchos ciudadanos creen en estas teorías, como sucede con el farmacéutico. De acuerdo con la declaración de su esposa del 30 de diciembre, cuando fue detenido, el hombre había llegado días antes, el 6 de diciembre, a su casa con un purificador de agua y suministros de alimentos para 30 días. Le dijo que el mundo se estaba “derrumbando” y que ella “estaba negada”. Señaló además que el gobierno estadounidense planeaba “ciberataques” e iba a apagar la red eléctrica.

Fuente: TN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *