Interés General Política

Vuelve Facundo Moyano a Peajes y arma estrategia con pata territorial

Luego de tres años afuera del gremio que lo catapultó a la escena nacional, el hijo del camionero quiere recuperar protagonismo.

El diputado nacional Facundo Moyano retornará en marzo próximo, si las limitaciones administrativas de la pandemia lo permiten, al gremio de peajes que fundó en 2006 y del que once años después se fue para dedicarse tiempo completo a la política. Su vuelta, que este diario pudo confirmar en exclusiva, apuntará a recobrar el protagonismo que cedió en los últimos tiempos a partir de la conformación del Frente de Todos y la asunción de Alberto Fernández, y tendrá como uno de sus ejes la construcción política en Mar del Plata, su ciudad natal.

El legislador, de 35 años, quien renovó en octubre pasado su banca en la Cámara baja por otro mandato, fue el primero de los Moyano en desprenderse de su anclaje sindical cuando en 2017 renunció al cargo de secretario general del Sindicato de Trabajadores de Peajes (Sutpa) para cederle su lugar, que ocupa en la actualidad, a Sergio Sánchez. Tiempo después, y como parte de un corrimiento general de los aliados de Hugo Moyano, también se bajó de su puesto en el Consejo Directivo de la CGT.

En el proceso que desembocó en la constitución del Frente de Todos el hijo de Hugo Moyano especuló con una eventual candidatura a gobernador bonaerense de Felipe Solá pero finalmente se aseguró su continuidad como diputado al figurar en el onceavo puesto de la nómina de postulantes por la provincia de Buenos Aires. En ese momento se interpretó su inclusión como una concesión tanto a su padre, el líder camionero, como a Sergio Massa, cuyo Frente Renovador integró desde el arranque.

De relación sinuosa con el kirchnerismo en general (al igual que Hugo), y con La Cámpora en particular, Facundo logró ubicar a un asesor suyo, Julián Obaid, como presidente de la estratégica Junta de Seguridad en el Transporte. Por lo demás basó su visibilidad hasta ahora en proyectos relacionados con el área de transporte y en episodios mediáticos como su noviazgo con la modelo Nicole Neumann.

La decisión de bajarse del Sutpa en marzo de 2017 tenía una razón de orden simbólico, en línea con el proyecto que presentó –a espaldas de su padre y para enojo de buena parte del Consejo Directivo de la CGT- de limitación de los mandatos de los cargos en los sindicatos. Y otra de carácter estratégico para dedicarse por completo a su carrera legislativa y política.

Su arribo al sindicalismo se concretó en 2006 al amparo de Néstor Kirchner y de su propio padre con la jefatura del recién fundado gremio de trabajadores del peaje, que a su vez nació como un desprendimiento de la Unión Empleados de la Construcción y Afines de la República Argentina (Uecara), hasta entonces el gremio mayoritario en las cabinas. El histórico jefe de aquella organización, Antonio “Cacho” López, siempre alegó haber sido traicionado por Hugo Moyano al darle cobijo a Facundo a pedido del camionero para después constatar que su intención final era la creación de un sindicato nuevo.

El Sutpa declara en la actualidad tener más de 7 mil afiliados en todo el país y su poderío centralizado en los accesos de la provincia de Buenos Aires, donde cuenta con personería gremial. En la actual conducción del sindicato confirmaron la intención de retorno de Facundo aunque en principio no será en reemplazo de Sergio Sánchez sino en un cargo de menor exposición. En ese sentido dijeron que si bien el diputado se alejó formalmente en 2017 de la estructura, siempre mantuvo cercanía con el gremio y la actual jefatura se reconoce heredera fiel del legado de los Moyano.

En ese sentido cerca del legislador admitieron su participación en las últimas paritarias y también en la designación de directores en las concesiones viales a cargo del Estado. Con un cargo de segundo orden en la estructura del Sutpa, el dirigente espera contar con más herramientas para la negociación política y más chances de despliegue territorial que las que le ofrece la banca de diputado.

Uno de sus objetivos será, admite a sus íntimos, la reconstrucción de una opción peronista para Mar del Plata, en los últimos años esquiva para su dirigencia. El triunfo de Guillermo Montenegro (Juntos por el Cambio) en octubre pasado hirió gravemente a las alternativas que expresaron la kirchnerista Fernanda Raverta, hoy directora ejecutiva de Anses, y el histórico Gustavo Pulti. La chance más concreta para Facundo Moyano será incidir en el armado de una nueva opción junto con Raverta si es que Massa y el propio camionero logran convencerla de abrir su estructura para rediseñarla.

Fuente: Ámbito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *