La Región

Una cuarentena con fines sustentables

Es una novedad para la ciudad de La Plata tener la posibilidad de convertir un auto con motor de combustión interna en un auto con motor eléctrico.

La noticia de la primera conversión en la ciudad llegó para sorprender, incentivar y que muchos interesados se pregunten cómo es posible hacerlo y si debería ser un proyecto a futuro para nuestra ciudad. 

Algunos criterios a tener en cuenta para que nuestra ciudad comience un plan de desarrollo sustentable y amigable con el medio ambiente es reducir la emisión de gases tóxicos a través de la inversión en transportes eléctricos y medidas públicas que se enfoquen en bajar la polución y problemática ambiental. 

Como capital de la provincia de Buenos Aires sería importante empezar a cuestionar los usos y hábitos que perjudican y deterioran el medioambiente. Es por esto que Región Cultural entrevistó al Ingeniero Javier Idzi, el primer ciudadano en convertir un auto de combustión en un auto 100% eléctrico. 

Javier Idzi, además de ser ingeniero, es el director de la carrera de Mecanica y Electromecanica de la facultad de ingeniería de la UNLP y aprovecho el tiempo libre de la cuarentena para dedicarse de lleno a la conversión del auto.
Nos contó que desde la facultad, entre 2016 y 2017, se pudieron convertir un auto y medio pero luego se frenaron por falta de financiamiento.

Luego de la experiencia llevada adelante por la facultad, Javier analizó la posibilidad de convertir un auto con capital y mano de obra propia. Antes de comenzar su proyecto personal averiguó cuáles eran las mejores opciones de auto para comprar. Entre algunas características se decidió por el Renault Kwid, usado con poco kilometraje, que además de tener las condiciones adecuadas para la conversión era un auto estéticamente lindo, lo cual era uno de sus objetivos al comenzar el proyecto. 

Destacó que en la elección del coche tuvo en cuenta varias particularidades como el peso del auto, las bombas de dirección hidráulica y de freno qué en ese modelo son eléctricas, esta ventaja facilita y mejora el funcionamiento de la conversión.

Nos entusiasmó la posibilidad de que quien tenga la inquietud, posibilidad y las ganas de transformar su auto lo podría hacer. Obviamente hay factores y características de los autos que nos obligan a evaluar si nos conviene o no hacerlo. Hay muchos autos que son potencialmente convertibles pero para maximizar el rendimiento y aprovechar al máximo  este tipo de energía hay factores que tienen mayor peso que otros y no deberíamos desaprovechar. 

Un dato importante a pensar ante la conversión es la autonomía, en este caso se logran recorrer 100 kilómetros, lo que lo haría una excelente opción para aquellos que deben moverse dentro del radio de la ciudad ya que, por el momento, no contamos con una gran red de estaciones de servicio donde podamos recargar y dependemos del abastecimiento doméstico.

Javier nos cuenta que comenzó la conversión con baterías de plomo pero que no fueron funcionales debido a su exceso de peso y bajo aprovechamiento de la energía acumulada (sólo se puede utilizar el 50% de la carga y hay que volver a recargarlas bajando su autonomía a la mitad), las cambió por baterías de litio (de estas se aprovecha el 90% de la carga) y son mucho más livianas, sin embargo las baterías de plomo las conecto a un panel solar utilizandolas para almacenar energía que luego transfiere al auto y así minimizar los costos de consumo. 

Una de las preocupaciones que se presentan al utilizar estas baterías de litio es qué hacer con ellas luego de su vida útil. Si bien tienen una gran duración, de aproximadamente 10 años, hay que empezar a pensar en resolver su almacenamiento o forma de reciclaje; hoy en día en ningún lugar del mundo se reciclan. Pero como nos explicó Javier Idzi luego de concluir su función para impulsar motores sirven unos 10 años más como acumuladores que pueden ser utilizados para recargar nuevas baterías.

¿Este será uno de los tantos eslabones que debemos transitar hacia una ciudad sustentable?

Por: Chiara Russo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *