Espectáculos

El Chavo del 8: la incógnita sobre el tercer patio de la bonita vecindad

Las teorías acerca de uno de los misterios más comentados del programa emblemático de Chespirito.

Las escenas de El Chavo del 8, el emblemático programa de Chespirito, transcurrían principalmente en dos patios. El principal, donde se desarrolló la mayor parte de los capítulos; y el de la fuente de agua, llamado “el otro patio”.

La incógnita es si existía, además, un tercer espacio que conectaba por otro sector de la propiedad que regentaba el Señor Barriga.

Este ambiente sería el lugar donde se encontraría el departamento número 8, donde el entrañable Chavo aseguraba vivir cada vez que le preguntaban si el barril era su casa.

Un dato relevante, dice una nota de la sección Mag del sitio El Comercio de Perú, es que en ningún episodio se mostró en cámara este supuesto tercer patio ni tampoco el departamento número 8.

Pero precisamente estos datos, continúa el mismo texto, agregan el misterio misterio necesario sobre el tema. Ya que quedó como uno de los secretos mejor guardados de Chespirito.

¿Por qué comenzó a hablarse del tercer patio en la vecindad?

En el capítulo titulado Los Yeseros, emitido en 1974, se observa el curioso callejón que conecta a este ambiente oculto y, como es bien sabido, a Roberto Gómez Bolaños -tal era el nombre real de Chespirito, el creador del programa- le gustaba hacer nuevas versiones de sus episodios más populares.

Es así que cuatro años después, volvió a grabarlo. En esta ocasión Don Ramón afirma la existencia de este lugar, al señalar que allí “también hay paredes que necesitan ser enyesadas” y el Señor Barriga cuenta que ese sector cuenta con más departamentos donde tiene que cobrar la renta.

Esto confirmaría la existencia del famoso tercer patio.

El departamento número 8

“El diario del Chavo del Ocho”, explica que el querido niño huérfano vivía originalmente con una señora viejita que lo había adoptado. Pero, al fallecer, quedó él ahí. Aunque se desconoce si pagaba o no la renta al Señor Barriga. Dada la situación de desamparo de El Chavo, pareciera que no.

Otro dato curioso es que la casa del Chavo apareció en otro sketch, conocido como ‘Los Caquitos’. Como se sabe a Gómez Bolaños le gustaba reusar los mismos escenarios para sus otros proyectos televisivos.

En ese capítulo, llamado “El negocio del limosnero”, se observa en el fondo el departamento 8, el único cuyo número era visible.

Esta sección fue la antesala elegida de un episodio llamado “Los niños faltan a la escuela” transmitido en 1973, que trata sobre cómo El Chompiras y Peterete fingen ser mendigos para ganar dinero fácil en el famoso tercer patio de la vecindad.

Cuestiones de presupuesto -que en el caso particular de este programa no parecía ser muy generoso-, ideas que Chespirito prefería dejar abiertas como incógnitas, o simples coincidencias. Lo cierto es que a la par de las repeticiones .-aunque los herederos del creador y Televisa anunciaron que ya no se harán nuevas emisiones-, y de los fanáticos que buscan los capítulos en YouTube salen a la luz cada vez más detalles sobre esta emblemática serie que alegró a muchas generaciones.

Fuente: Clarín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *