Deportes

US Open: los tenistas deberán asumir hasta el riesgo de morir por coronavirus

A quienes acepten participar del torneo, la organización les hará firmar un documento en el que se hacen cargo de su responsabilidad.

El estricto protocolo que se pondrá en práctica en la “burbuja” de Flushing Meadows y la creciente preocupación por el rebrote de coronavirus en Estados Unidos ya generaban desconfianza entre algunos tenistas del circuito sobre la participación en el Western & Southern Open y el US Open. Y ahora, la última medida de prevención que quiere aplicar la USTA probablemente no ayude demasiado para terminar de convencerlos de viajar a Nueva York.

A menos de dos semanas para el comienzo de esa mini gira de cemento, se conoció que la federación estadounidense exigirá a los jugadores que la disputen que firmen un documento eximiendo a la organización de cualquier responsabilidad sobre posibles contagios e incluso muertes por coronavirus durante los torneos.

El texto, que fue filtrado en las redes por un par de jugadores, entre ellos el holandés Wesley Koolhof, 17° del mundo en dobles, establece que cada participante asume voluntariamente “la responsabilidad total por cualquier riesgo o daño personal, incluidos enfermedad seria, lesiones o muerte, que pueda afectarme a mí o a cualquier persona con la que esté en contacto, como resultado de mi presencia en las instalaciones, ya sea por negligencia del NTC (National Tennis Center) o por otra causa”.

La nota también destaca que cualquier jugador que decida ingresar a la “burbuja” lo hace bajo total conocimiento de que deberá respetar las medidas de prevención impuestas por la organización y que las mismas no aseguran un riesgo cero de contagio. Y aclara que esa liberación de responsabilidades es valida “para siempre” y no solo obliga al tenista sino también a miembros de su familia y a sus herederos o representantes legales, en caso de fallecimiento.

A doce días del comienzo del Western & Southern Open, que habitualmente se disputa en Cincinnati y corresponde a la categoría Masters 1.000 para los varones y Premier 5 para las mujeres, hay varios tenistas top que aún no decidieron si jugarán o no en Nueva York.

Novak Djokovic​, número uno del mundo, es uno de los que, a pesar de estar anotado en los dos torneos, todavía no dio el sí definitivo. Una de las razones de las dudas del serbio tienen que ver con la falta de seguridad de que tras su participación en Estados Unidos pueda volver a Europa para enfrentar los certámenes de polvo de ladrillo sin tener que cumplir a su llegada una cuarentena en Roma, donde será la primera parada.

Si bien la USTA, la ATP y la WTA aseguraron que las conversaciones para que los jugadores sean eximidos de ese período de aislamiento están avanzando rápidamente, aún no se comunicó un acuerdo con las autoridades sanitarias italianas.

La rumana Simona Halep​, número dos del ranking femenino, también está todavía pensando si viaja o no a Estados Unidos. En la previa de su debut en Praga, su primer torneo desde marzo, afirmó que tomará la decisión después de esta semana porque necesita estar segura.

El primer Grand Slam de la nueva era del tenis, que se pondrá en marcha el 31 de agosto, ya sufre con varias bajas de peso en los dos cuadros principales. En el masculino no jugarán, por ejemplo, el español Rafael Nadal (2° y defensor del título), que afirmó que a raíz de los rebrotes de Covid-19 resolvió junto con su equipo no viajar a EE.UU.; los suizos Roger Federer (4°; se recupera de una lesión) y Stan Wawrinka (17° y ex campeón); el francés Gael Monfils (9°); y el italiano Fabio Fognini​ (11°, recientemente operado de sus tobillos).

Entre las mujeres, la ausencia más resonante será la de la australiana Ashleigh Barty, número uno del mundo. Tampoco estarán la ucraniana Elina Svitolina (5ª) y la holandesa Kiki Bertens (7ª).

¿Se sumará alguien más en los próximos días?

Fuente: Clarín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *