La Región Policiales

La Plata: murió un adolescente tras ser baleado en la cabeza, en un presunto ajuste de cuentas

Ocurrió anoche, en la esquina de 152 y 76.

Un hombre le pegó un tiro a un joven de 17 años en un presunto ajuste de cuentas, cuya motivación todavía no está clara, pero podría estar vinculada con un hecho de robo, se informó.

El incidente sucedió alrededor de las 22 en la esquina de 152 y 76, donde un hombre atacó a otro a tiros, uno de los cuales le impactó en la cabeza.

Este sábado, en horas de la mañana se confirmó el deceso del sujeto que recibió un proyectil en la cabeza. Según los datos brindados por una fuente policial, la muerte se produjo alrededor de las 2.30 de la madrugada.

La víctima fue identificada como Javier Zarza, un adolescente de 17 años que tenía su domicilio fijado a una diez cuadras del lugar del hecho.

“El herido cayó al piso mientras el agresor escapó corriendo”, dijo a este diario una fuente con acceso a la causa, reproduciendo los dichos de testigos que no pudieron aportar mucho más.

“Es todo muy reciente”, apuntó la misma fuente, convencida, no obstante, de que “todo indica que se trató de un ajuste de cuentas”.

En la escena se procedió al secuestro de una motocicleta marca Yamaha de color negra sin llave y sin patente pero con la numeración en el motor.

ASISTENCIA

Los mismos vecinos que vieron la escena y aportaron los pocos datos que pudieron se ocuparon de llamar al 911. Ya en el lugar, los móviles del Comando de Patrullas convocaron a los emergentólogos del SAME, tras observar que el hombre tenía una herida muy grave y perdía mucha sangre.

Los médicos trasladaron a la víctima en estado crítico al hospital. Tras recibir atención médica en el Hospital San Martín, la víctima permaneció al menos cuatro horas luchando por su vida hasta que pasadas las 2.00 de la madrugada comenzó con una serie de complicaciones producto de la herida que presentaba que derivaron en un paro cardiorespiratorio, según indicó la policía.

Una versión que iba cobrando fuerza era que el herido había sido increpado por un robo, aunque se trata de una hipótesis todavía no confirmada.

Mientras intentaban avanzar sobre estas líneas de pesquisa, los detectives de la DDI y la comisaría Tercera entrevistaban a vecinos, testigos y buscaban cámaras de seguridad.

Los trabajos de investigación permitieron este sábado establecer el domicilio del presunto atacante. En la zona se montó un operativo encubierto hasta que se dio la orden de ingreso.

Si bien la casa se encontraba vacía, en el lugar hallaron un par de guantes de lana y una petaca de licor Cusenier y se detectaron rastros de manchas hemáticas. Todo fue secuestrado como material probatorio para la causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *