Deportes Internacional

Volvió la NBA en la “burbuja”, con reclamos contra el racismo y un partido que se definió en el final

Utah venció a New Orleans por 106 a 104 en Orlando, en la reanudación de la liga profesional estadounidense.

Después de 141 días, la acción oficial volvió a la NBA. Más de cuatro meses y medio pasaron para que la pelota volviera a picar en la mejor liga de básquetbol del mundo, pero eso sucedió en la tarde-noche argentina del jueves, cuando Utah le ganó a New Orleans 106 a 104 en la “burbuja” armada en Orlando, donde se alojan los 22 equipos que reanudarán el campeonato.

De movida, el marco del HP Fieldhouse, uno de los tres recintos con que cuenta el ESPN Wide World of Sports, fue completamente distinto al habitual y contó con el reclamo de justicia social como figura omnipresente.

De alto impacto resultó el inicio de todo. Se esperaba lo que ocurriría al momento de la entonación del himno y, con respeto, jugadores, cuerpos técnicos y hasta árbitros manifestaron su postura: rodilla al suelo, abrazados o con los brazos entrelazados, algún que otro puño en alto y todos los basquetbolistas con una remera negra y la leyenda “Black lives matter” (“Las vidas negras importan”).

Donovan Mitchell ante Jrue Holiday, quien luce la leyenda "Digan sus nombres" en su camiseta como parte de los reclamos por justicia social. (Foto: AP)

Donovan Mitchell ante Jrue Holiday, quien luce la leyenda “Digan sus nombres” en su camiseta como parte de los reclamos por justicia social. (Foto: AP)

Según el sitio oficial de la liga, Adam Silver, comisionado de la NBA, se expresó al respecto: “Respeto el acto unificado de nuestros equipos de protesta pacífica por la justicia social y bajo esas circunstancias únicas no aplicaré nuestra regla de hace tiempo, que requiere estar parado durante nuestro himno nacional”.

“Cuando tenés la plataforma hay que usarla. Estoy orgulloso”, manifestó Shaquille O’Neal, leyenda devenida en comentarista televisivo, que sin embargo apeló a la concientización de utilizar el poder del pueblo: “Ahora tenemos que ir y votar. No alcanza con gritar o postear en Twitter“.

Al tiempo que el destino jugaba socarronamente sus cartas y le permitía a Rudy Gobert (el primer jugador cuyo contagio de coronavirus se conoció públicamente, lo que condujo inmediatamente a la suspensión de la temporada) anotar la primera canasta en la reanudación del certamen, múltiples jugadores hacían gala de la posibilidad que brindó la NBA de cambiar el nombre impreso en la espalda de sus camisetas por leyendas alusivas a la lucha por la igualdad racial.

Así pudieron verse frases como “equality” (“igualdad”), “freedom” (“libertad”), “say their names” (“digan sus nombres”), “peace” (“paz”).

Una vista del HP Fieldhouse que albergó el regreso de la NBA. (Foto: AP)

Una vista del HP Fieldhouse que albergó el regreso de la NBA. (Foto: AP)

La otra historia de la noche, claro, y aunque algo se había visto en los partidos de preparación de estos últimos días, tuvo que ver con las condiciones edilicias, la falta de público, la distancia social. Todas las novedades obligadas a causa de la pandemia de Covid-19.

Esta vez, una gran acción no despertó en los jugadores del banco una montaña, saltos, abrazos para celebrar a sus compañeros. En cambio, se pudieron ver aplausos casi de teatro. No se comparten botellas, no se pasan de mano en mano: cada uno tiene la suya. Alvin Gentry, DT de New Orleans, usó barbijo aunque no tenía la obligación.

Mayoría de cámaras robóticas, reducido número de periodistas, 14 personas en una “cajita de cristal” que contiene a los oficiales de liga, controladores de relojes y anunciador del equipo “local”, entre otros, y menos de 200 individuos en total contando jugadores, staffs, delegaciones y empleados.

Dentro de la cancha, en definitiva, se destacaron en el ganador Jordan Clarkson (23 puntos), Donovan Mitchel, Mike Conley (20 cada uno) y Gobert (14 y 12 rebotes). A New Orleans no le alcanzó con Brandon Ingram (28 puntos, 8 rebotes), J.J. Redick (21) y Jrue Holiday (20).

Fuente: Clarín

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *