Política

Berni redobló la apuesta, dijo que no renuncia y la emprendió contra los jueces

“Lo haré cuando el gobernador me lo pida”, afirmó el ministro que criticó duro a los magistrados que liberaron presos.

“Liberaron dos mil presos. ¿Qué creen que está haciendo ahora esa gente?
¿Trabajando de repositores? No. Están todos en las calles robando”. Un Sergio
Berni auténtico se paró anoche, en Quilmes, ante un grupo de periodistas para
abrir un nuevo frente en su polémica gestión. Cuando aun no se habían acallado
los ecos de su pelea con su par de la Nación, Sabina Frederic y ante las
insistentes versiones sobre su renuncia, la emprendió contra los jueces.

Por la mañana había dicho que solo presentaría su renuncia si se la pidiera el
gobernador Axel Kicillof y a la noche dijo que la noticia que había que destacar
no era la de la detención del último prófugo en el caso del jubilado quilmeño que
abatió a un delincuente. “La noticia es la del juez que lo liberó”, arrancó.

“Esta es la Justicia que tenemos”, siguió tras repartir entre los periodistas
presentes copias de una resolución judicial, con fecha de ayer, en la que se pedía
la captura de Claudio Dahmer, el prófugo por el asalto al jubilado quilmeño.

Según Berni, el mismo delincuente había sido liberado el 16 de abril por el juez
Federico Merlini. “Es el mismo juez que ahora, se da cuenta de su error y
entonces pide su detención” abundó el ministro.

Según Berni, Dahmer debería haber estado preso hasta el 31 de julio, fecha en la
que hubiese terminado de cumplir la pena de cuatro años de prisión que le
impuso en 2018 la Justicia.

La reacción del funcionario se produjo luego de otra jornada caliente en la que
circularon trascendidos sobre un pedido del presidente Alberto Fernández le
suelte la mano a Berni, que mantiene una posición muy tirante con su par
nacional, Sabina Frederic.

“¿Por qué voy a renunciar?. Voy a renunciar cuando el gobernador (Kicillof) me
pida la renuncia”, destacó el titular de Seguridad bonaerense, que culpó a los
medios de comunicación por las versiones sobre su renuncia.

“Hay más operaciones mediáticas que nada tienen que ver con lo que pasa todos los días”.

Antes de que Berni saliera a descartar su salida, el ministro del Interior, Eduardo
Wado De Pedro, salió a poner paños fríos y desmintió que el Gobierno nacional
haya solicitado el alejamiento de Berni. “Quiero desmentir la publicación de un
supuesto pedido del Presidente de la Nación para que solicite el alejamiento de
su cargo al ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni. Nunca existió ese
pedido”, afirmó De Pedro a través de su cuenta en Twitter.

El ministro nacional salió al cruce de esta manera de la versión periodística que
dio cuenta de un supuesto pedido presidencial al propio De Pedro para que
solicitara al gobernador Axel Kicillof el alejamiento de Berni. Estas idas vueltas
se produjeron el día en que el Gobierno nacional puso en marcha un operativo de
“redespliegue” de las fuerzas federales apostadas en el Conurbano, con el
objetivo de apuntalar a la administración de Kicillof y a los intendentes en el
combate contra la inseguridad, en momentos en que se registran casos delictivos
resonantes.

Fuentes oficiales nacionales precisaron que 7.000 agentes de la Gendarmería, la
Prefectura, la Policía Federal y la Policía de Seguridad Aeroportuaria
desembarcaron en ocho distritos del Conurbano, gobernados por intendentes
peronistas, para “complementar operativos” con la Policía bonaerense, lo que
pondrá a prueba la coordinación entre la Nación y la Provincia.

Lo cierto es que la tensión entre Berni y Frederic no es nueva y los propios
protagonistas aceptan públicamente algunos de los cruces que vienen
manteniendo. El más reciente fue el registrado el miércoles durante una reunión
en la que participaron ambos y estuvo encabezada por el gobernador Kicillof.

Ese mismo día, por la noche, el funcionario bonaerense admitió en declaraciones
periodísticas los cruces con su par nacional, pero desmintió haber tenido otra
pelea con intendentes del Conurbano, tal como había trascendido en las últimas
horas. Según aseguraron voceros que asistieron al encuentro con los intendentes,
Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora y Mario Secco de Ensenada, le habrían
recriminado al ministro por el aumento de los casos de inseguridad.

Sin embargo, asistentes a ese encuentro virtual entre Berni, intendentes y Kicillof
le dijeron a este diario que el ministro dejó la reunión ofuscado por un reclamo
de Insaurralde.

Más virulento fue el cruce entre lo ministros nacionales en una reunión que se
celebró horas después. “¿Es verdad que usted se sacó el barbijo, dijo
enérgicamente las cosas y Frederic le dijo: ‘Qué, ¿ahora vas a desenfundar?’”, le
preguntaron a Berni. “Sí, fue una chicana. Y yo le contesté con otra chicana”,
replicó el funcionario.

Sobre la relación con Frederic, Berni dijo que el problema “no es por cuestiones
personales ni políticas”. “Es un tema de responsabilidades. Nosotros tenemos
responsabilidad en materia de seguridad territorial. Toda la función que tiene
seguridad nacional es la actuación de delitos federales y apoyo a las provincias”,
agregó.

Anoche, en Quilmes, el ministro también habló de los operativos de las fuerzas
federales en el Conurbano y no dejó pasar la oportunidad de reclamarle a su par
de Nación el envío de tres mil gendarmes que, según dijo, necesita para patrullar
los distritos más calientes del Gran Buenos Aires.

La relación entre Berni y Frederic sigue tensa, y nada parece indicar que el de
anoche haya sido el último capítulo de la historia. Ni con la ministra, ni con la
Justicia.

Fuente: El Día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *