Nación Política / Sociedad Provincia

Llegan hoy más fuerzas federales a zonas calientes del conurbano tras el tenso cruce Frederic-Berni

Lo acordaron Kicillof y Frederic en un intento por sofocar el brote de inseguridad que jaquea especialmente a los municipios del conurbano.

“Estamos con la lengua afuera”. La expresión de un intendente del conurbano resume el agotamiento de los recursos humanos y materiales para hacer frente al aumento de delitos que se viene observando en las zonas más calientes de la provincia. Ese clamor por una asistencia urgente, primero provincial y luego nacional, derivará en la llegada hoy de un refuerzo de fuerzas federales a una decena de distritos, que se sumarán a los 7.500 efectivos que ya patrullan los distintos barrios como parte de las tareas de coordinación que, pese a los incesantes cortocircuitos entre la ministra Sabina Frederic y Sergio Berni, se vienen desarrollando desde el inicio de la cuarentena.

A partir de las seis de hoy, los enviados nacionales (no se precisó cantidad ni procedencia) se distribuirán, en principio, en zonas de Avellaneda; Quilmes; Virrey del Pino; La Matanza, Almirante Brown; Moreno; Esteban Echeverría; Florencio Varela y Lomas de Zamora.

“Nosotros no tenemos ninguna precisión. Habría que preguntarle a Frederic”, respondían ayer desde despachos platenses ante el requerimiento de este diario respecto de cuántos efectivos llegarán y cuál sería el destino. En rigor, la negativa es parte de la falta de acuerdo entre Nación y Provincia por quién manejará la acción de las tropas federales en territorio bonaerense.

La decisión de reforzar con Gendarmería, Prefectura y PSA se acordó inicialmente este miércoles en la tensa reunión que mantuvieron en La Plata los funcionarios de Seguridad con Axel Kicillof, y terminó de definirse en las últimas horas en un diálogo directo entre el gobernador y la ministra Frederic. Fue, en definitiva, una señal política con la que se busca darle una vuelta la página a las fricciones públicas y permanentes que tienen como protagonistas a dos altos funcionarios de una de las áreas más sensibles, tanto de la gestión nacional como provincial.

En la práctica, el acuerdo entre Frederic y Kicillof supone que las fuerzas federales realizarán operativos complementarios a las tareas que lleva adelante actualmente la policía bonaerense, con apoyo de efectivos en los distintos barrios donde sean requeridos.

La preocupación por el brote de delitos quedó expuesta tras el análisis de las estadísticas recientes, que muestran un retroceso en el escenario logrado entre enero y mayo, cuando se había logrado una disminución del 26% en los robos y robos agravados. Desde mayo, aún en pleno tiempo de aislamiento obligatorio por el coronavirus, la cantidad de hechos delictivos volvió a ocupar el primer plano.

La llegada de refuerzos busca aliviar la carga de los intendentes, primer termómetro del malestar social por el aumento de los delitos.

En este sentido, el intendente de Ensenada, Mario Secco, pidió al presidente Alberto Fernández y al gobernador Kicillof que le hagan “un mimo” ante la inseguridad, ya que advirtió que los jefes comunales están “con la lengua afuera”. Su par de Hurlingham, Juan Zabaleta, en tanto, manifestó su expectativa en torno a “la presencia de fuerzas federales para la semana que viene en ese distrito, muy castigado también por el brote de delincuencia.

Fuente: Ámbito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *