La Región Política / Sociedad

El drama de los afiliados que quedaron en medio del conflicto entre IOMA y la Agremiación Médica Platense

“El médico me dijo que no me puede hacer las órdenes”, dijo una mamá en diálogo con Región Cultural tras la marcha de afiliados a la sede central de IOMA en La Plata

Silvia Franco, es integrante del Consejo Municipal para Personas con Discapacidad y presidenta de la ONG Ayúdame a Defender Nuestros Derechos. Esta mañana se movilizó junto a los afiliados autoconvocados a la sede central de IOMA en La Plata, donde manifestó el malestar reinante entre los familiares por la interrupción de las prestaciones ante el conflicto entre la obra social de los bonaerenses y el gremio médico.

En ese marco cabe mencionar que en medio de acusaciones cruzadas por incumplimientos, fraude  y deudas IOMA interrumpió el convenio con AMP la semana pasada. Durante el anuncio, el titular de la Obra Social, Homero Giles aseguró ante los medios que “de ninguna manera se cortan las prestaciones” ya que bajo esta nueva modalidad IOMA pagará en adelante a todos los prestadores en forma directa.

Pero la medida fue resistida por el gremio de los profesionales de la salud, ya que unos 5 mil médicos pasarían a ser prestadores directos de la obra social por fura de su órbita. A raíz de esto los profesionales adheridos a APM decidieron dejar de atender a los pacientes a través de IOMA, por lo que, según denunciaron los autoconvocados “ya existen cobros de aranceles que varían entre los 600 y los 900 pesos”.

Al respecto las autoridades de IOMA aseveran que los afiliados pueden elegir a su profesional y que si no los atienden “no es una decisión del IOMA sino de cada profesional que individualmente no han resuelto atender por la obra social”.

En el medio de esta tensión se encuentran los afiliados que desde el 8 de julio no pueden continuar con los tratamientos, tal es el caso de los pacientes con discapacidad que no pueden interrumpirlos o cambiar de prestador. En ese sentido se expresó Silvia quien responsabilizó a las autoridades de la obra social por no hallar una solución: “Las mamás  estamos padeciendo este abandono por parte de la obra social IOMA a la que aportamos obligadamente”.  “Estamos obligados a aportar  a una obra social que nos deja con nuestros hijos abandonados en medio de una pandemia, de una emergencia de salud mundial”, dijo.

En ese sentido amplió que actualmente todas las prestaciones se encuentran interrumpidas ya que para “todo necesitás un médico firmante que te haga una receta, y no te la hacen porque te dicen que la Agremiación no amplió el convenio con IOMA”.

El médico me dijo que no me puede hacer las órdenes. Trato de hablar a IOMA, y no me atienden. Mi hija tiene que hacerse análisis bioquímicos y no nos está cubriendo nada. Tampoco pañales”, remarcó al explicar las consecuencias de este limbo administrativo en el que se encuentran envueltos unos 300 mil afiliados.

Natalia Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *