Economía Interés General Política

Monotributo y autónomos: cuáles son las nuevas condiciones para acceder al crédito a tasa cero

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) decidió modificar un requisito dispuesto para el acceso de monotributistas y autónomos a los créditos a tasa cero.

Hasta ahora, para pedir ese préstamo la condición era que la facturación emitida entre el 12 de marzo y el 12 de abril de este año no excediera el límite inferior de la categoría en la que se está, según el monto mensualizado. Por ejemplo, quien está en la categoría B, que contempla una facturación anual de entre $208.739,25 y $313.108,87, debía haber facturado en el período de referencia no más de $17.395 (la doceava parte de la facturación mínima). Y en el caso de la categoría A, que no tiene límite inferior de facturación, se dispuso que los comprobantes no superaran en el período los $10.000.

¿Qué cambia ahora? Según lo resuelto por el organismo, si se excede el parámetro explicado en el párrafo anterior, se hará la comparación de la facturación de los meses de abril, mayo y junio, en forma individual en cada uno de los tres casos, y siempre con el monto del límite inferior de la categoría en la que alguien está anotado. Es decir: si el requisito no se cumple con la condición inicialmente dispuesta, la AFIP hará la comparación con la facturación electrónica de todo el mes de abril; si así tampoco se cumple, se hará con la de mayo y, finalmente, si con los comprobantes emitidos en el quinto mes del año tampoco se accede, se observará lo ocurrido en junio.

Este mes rige para los monotributistas el período de recategorización obligatoria, en caso de haberse producido cambios en el nivel de facturación que hagan que ya no se esté en el casillero en el que se debe estar. Según dijeron a LA NACION fuentes del organismo, en el caso de quienes efectivamente cambien de categoría este mes, los números que se van a tomar en cuenta para definir el acceso y los montos del crédito son los de la categoría en la que se estuvo hasta ahora. Dada la fuerte caída de la actividad y la imposibilidad de desarrollar muchas tareas por la cuarentena, es esperable que muchos contribuyentes del régimen simplificado se trasladen este mes a categorías más bajas. La recategorización puede hacerse hasta el lunes 20 a través de la página de la AFIP o del portal o la app del monotributo (siempre ingresando con la clave fiscal).

En el caso de los inscriptos en el régimen de autónomos, para determinar el acceo o no al crédito se compara la facturación del 20 de marzo al 19 de abril con la del mismo período de 2019. Pese a que la inflación de ese lapso fue de alrededor de 50%, solo se admite que se haya facturado hasta un 5% más para poder acceder a los préstamos. Si ese parámetro no se cumple, se compara con el mismo criterio y en forma sucesiva la facturación de abril, mayo y junio de este año con la del año pasado.

Con toda la información en sus sistemas, ya que la facturación es electrónica, en realidad es la AFIP la que hace el cálculo e informa a los contribuyentes si califican o no. La posibilidad de postularse para acceder al dinero, que se pone a disposición a través de una tarjeta de crédito y en tres cuotas consecutivas, está abierta hasta el 31 de este mes.

El crédito tiene un tope equivalente al 25% de la facturación anual tope de la categoría correspondiente, aunque rige un límite general de $150.000 (a partir de la categoría D ya se llega a ese monto máximo)

En el caso del monotributo, como en la categoría A la facturación máxima es de $208.739,25, el monto tope a recibir a través de la tarjeta de crédito es de $52.184,81, que se obtiene en tres cuotas consecutivas de $17.394,94 cada una. En la categoría B, con ingresos permitidos de hasta $313.108,87, el mayor importe es de $78.277,22, en tres partes de $26.092,40.

En la categoría C, con una facturación máxima de $417.478,51, el monto prestado es de hasta $104.369,63, en cuotas de $34.789,87 cada una.

Hasta el 29 de junio pasado, según datos de la AFIP y el Banco Central, las entidades bancarias habían desembolsado dinero, por este sistema, para 413.177 contribuyentes, con un total asignado de $49.270 millones (no todo ese dinero fue desembolsado, porque la operación se concreta en tres cuotas).

Al monto recibido a través de la tarjeta de crédito (hay que tramitar una en caso de no tenerla) se le suma lo correspondiente al aporte mensual del monotributo, que directamente se le gira al organismo recaudador, sin que pase por las manos de cada persona que accede al plan. Los créditos tienen un período de gracia de seis meses y, a partir de entonces, se cancelarán en 12 cuotas.

Fuente: LN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *