Curiosidades La Región Política

Sueños de alto vuelo. La UNLP tras un Satélite con sello propio.

La Facultad de Ingeniería de la Universidad de La Plata abrió la convocatoria para desarrollar el primer satélite propio de la UNLP. El llamado a propuestas estará abierto hasta agosto 2020.

Se trata de un pequeño instrumento de la categoría denominada “CubeSat”, que puede ser usado para estudiar las características del suelo, analizar el agua, detectar incendios u observar cambios meteorológicos.

El vicepresidente del Área Institucional de la UNLP y director del CTA, Marcos Actis aseguró que “sabemos cómo armar un satélite por toda la experiencia que tenemos y qué es lo que se necesita, pero nos está faltando darle una utilidad al satélite. Por eso es abrimos una convocatoria al resto de las facultades de la Universidad, donde se busca que los alumnos y la comunidad científica de la UNLP presenten propuestas con los objetivos e información que debería recolectar el satélite para cumplir la misión una vez que esté en el espacio”.

“Una vez que elijamos la misión, cuando esté definido qué vamos a medir, haremos una nueva convocatoria para que otros integrantes del sistema construyan el instrumento. La idea es aprovechar la experiencia que tenemos y sacarlo rápidamente, a fin del año que viene espero esté listo en noviembre del 2021”.

***

Los números del sueño. La elaboración del nano satélite, un pequeño instrumento de la categoría denominada “CubeSat”, será de 30cm por 30cm, pesará unos 20 kilos y demandará una inversión de unos 20 mil dólares, que serán aportados en su totalidad con fondos del CTA. En tanto el costo estimado para el lanzamiento es de 200 mil dólares. Actis confía en que, “por los vínculos que estamos generando con China y con la NASA, en Estados Unidos, podamos colocarlo en alguna misión que ellos hagan”. Sin embargo, subrayó que la aspiración es “que se reactive el plan de tener un lanzador propio para poder ser nosotros mismos los que pongamos en órbita el satélite que vamos a construir acá”.

Según explicó el vicepresidente del Área Institucional de la UNLP y director del CTA, “en todas las universidades de China, Estados Unidos y países europeos, en materia aeroespacial, los alumnos tienen la posibilidad de construir nano satélites y las agencias de esos países los ponen en órbita. Mi aspiración es que esto se pueda replicar en las universidades, para incentivar a nuestros jóvenes a que desarrollen habilidades para diseñar, construir y pensar nuevas cosas que les generarían ingresos para nuestro país. Las perspectivas son muy buenas. Estamos en una etapa en la que la ciencia y la tecnología valen”, apuntó.

“Argentina tiene todas las capacidades para ser un país desarrollado en tecnología espaciales. Falta tener un lanzador para poder poner en órbita nuestros desarrollos y así validarlos porque la única forma de poder vender nuestros productos espaciales es que hayan volado y para que vuelen lo tienen que hacer primero en nuestros lanzadores y una vez que certificamos que no causan problemas los instrumentos que nosotros fabricamos es decir que sabemos que son confiables se los podemos ofrecer a otros países”.

Por otra parte, a nivel mundial la tendencia es fabricar satélites en tamaños cada vez más pequeños. Se trata de usar componentes comerciales para que su confección resulte más económica.

El camino recorrido es largo, ya que por más de veinte años, el Departamento de Aeronáutica de la Facultad de Ingeniería de la UNLP ha trabajado en temas espaciales. En principio, a través del Grupo de Ensayos Mecánicos Aplicados (GEMA), participando del desarrollo de los satélites argentinos SAC B, SAC A y SAC D. Luego, con la incorporación al diseño del Proyecto Tronador II – para la construcción de un vehículo lanzador de satélites – se sumaron a la rama espacial el Grupo de Fluidodinámica Computacional (GFC) y el Laboratorio de Capa Límite y Fluidodinámica Ambiental (LaCLyFA).
Con el crecimiento obtenido por el trabajo interdisciplinar de los distintos grupos, se creó el Centro Tecnológico Aeroespacial (CTA), dentro de la Facultad, en el año 2014.

Hoy, el CTA, es un centro dedicado al desarrollo, investigación y transferencia de tecnología y conocimiento para el fortalecimiento del campo Aeroespacial Argentino. Allí se mantiene la convergencia interdisciplinaria, de las líneas de trabajo de las UIDETs GEMA, GFC y LaCLyFA desde la experiencia adquirida y el constante aporte desde sus áreas de injerencia.

El CTA se impulsa y se retroalimenta, con la visión de seguir apostando por el desarrollo tecnológico para la soberanía espacial, así como la formación de recursos humanos, la proyección del crecimiento industrial del país y la transferencia de tecnologías para la innovación y el desarrollo sustentable a la comunidad.

Por María Fernanda Carabelli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *