Deportes Política

Villarreal – Barcelona: Messi dio los pases para los golazos de Suárez y Griezmann y el Barsa volvió a festejar

Con Lío como titular, el Barça golea 4-1 a uno de los mejores equipos desde el regreso de la Liga de España.

Está contra las cuerdas el Barcelona, en un contexto en el que ve cómo se le está por escapar la Liga a manos de su archirrival, el Real Madrid, está en duda la continuidad de su entrenador, Enrique Quique Setién, y según la prensa de Madrid hasta Lionel Messi ​decidió poner en el freezer las negociaciones por su renovación y estudia buscar nuevos horizontes a mediados de 2021. Lo que más necesitaba en este contexto el Barcelona era volver a ganar. Y lo consiguió con una buena demostración: fue 4-1 en su visita a Villarreal, con una buena actuación de Leo y perlas de sus delanteros estelares.

Bien temprano en el partido, el equipo catalán pasó arriba en el marcador en una buena jugada colectiva que terminó con un gol en contra de Pau Torres cuando Antoine Griezmann llegaba para empujar la pelota a la red.

Pero le pasó al Barcelona lo que viene ocurriéndole en los últimos partidos: la imposibilidad de sostener la ventaja. Y así, en su primera llegada a fondo, Villarreal le empató cuando Gerard Moreno aprovechó un rebote largo que había dejado Ter Stegen.

Esta vez, a diferencia de lo que le ocurrió en partidos anteriores, Barcelona no quedó ahogado en su decepción y pudo salir adelante en busca de la ventaja. Y lo consiguió gracias a una enorme jugada que dibujó Lionel Messi desde la mitad de la cancha. Cuando llegó cerca del área, sacó el pase sutil hacia Luis Suárez, que con una definición exquisita volvió a dejar arriba al equipo catalán.

El partido siguió con oportunidades de riesgo en las dos áreas, aunque el equipo culé se mostraba como más peligroso. Y lo ratificó en el cierre del primer tiempo, con una jugada que tuvo la participación de su tridente estelar arriba y terminó con una maravilla de Antoine Griezmann, que había estado cerca de anotar en el primer gol, y estaba golpeado y con necesidad de una reivindicación. La jugada comenzó con Suárez, que tocó para Messi. La Pulga atrapó la atención de la defensa y con una pisadita deliciosa habilitó al francés, que con un toque de enorme calidad puso la pelota sobre el arquero para el 3-1. El Barsa respiraba otra vez, gracias a su fútbol.

En el segundo tiempo, estuvo más cerca Barcelona de aumentar que Villarreal de descontar. Hasta Messi festejó un gol que luego fue anulado por acción del VAR, que detectó una posición adelantada mínima de Arturo Vidal en el comienzo de la jugada. Y la sentencia llegó sobre el final: otra vez de la mano del chico Ansu Fati, la gran esperanza del Barsa. Que encaró por izquierda, enganchó hacia el centro y sacó un tiro bajo que se transformó en el 4-1.

Faltó solo el gol de Messi para que la fiesta fuera completa. Y hasta pudo llegar en el tiempo adicionado con un tiro libre que dio en el travesaño. Pero el grito 701 quedó para otro día. Mientras tanto, los catalanes, al menos por un tiempo, tendrán algo de alivio.

Fuente: Clarín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *