Curiosidades La Región Política

Artesanos de la cerveza. Fabricantes de esperanza.

Andrés Carabelli,  es  un  joven emprendedor de 35 años y platense por adopción, que  junto a su socio y amigo Willy Gavaldá lideran “Kill Avalos, cerveza artesanal”. Con su corto tiempo de existencia en el rubro, la marca  integra  un sector tan en boga como castigado por la cuarentena y la crisis del consumo.

En medio del fuerte cimbronazo que enfrenta el sector,  Andrés le contó a Región Cultural que Kill Avalos nació como un  hobby hace cinco años. Tras mucho trabajo, pruebas, cursos, tiempo y dinero invertido, se convirtió  en un emprendimiento formal, con la instalación de una fábrica lista para producir.

Andrés o “Cara”, como le dicen sus amigos en alusión a su apellido, aseguró  que en ese entonces  también se vivían  momentos difíciles en el país.

“Al principio sufrimos algunos tropiezos. Cuando estábamos instalando la fábrica, un tipo de apellido Avalos, “se borró del mapa” con una importante suma de dinero, que le habíamos entregado en calidad de seña por la compra de equipos. Nos llevó tiempo recuperarnos económicamente  de esa estafa. No obstante,  pudimos encontrarle  un lado  positivo  a esa mala experiencia”.

Con su corto tiempo de existencia en el rubro, Kill Avalos  integra  un sector tan en boga como castigado por la cuarentena y la crisis del consumo.  Es por eso que la frase que se viraliza en las redes sociales y suena con fuerza en el sector es  “Apoyá a tu cervecería local”.

Con todo, hace un año que Kill Avalos está activa.  El dueño de la fábrica explicó que “veníamos con  muy  buenas proyecciones en  bares, cervecerías y alquiler de choperas,  servicio que  seguimos ofreciendo, pero llegó el COVID-19 y puso un freno casi total, que nos afecta en lo económico y en lo comercial. A raíz de eso, la mayoría de los insumos que usamos aumentaron y no lo podemos trasladar a los precios porque sino la gente no puede comprarnos. Por otra parte, los clientes  a quienes le proveíamos la cerveza sufrieron una fuerte baja en  las ventas o cerraron  y por ende, nos compran muchísimo menos”.

Como afirma Andrés, la gran preocupación en el sector cervecero se agrava con la inusitada escalada del dólar, ya que la mayoría de los insumos que requiere la producción de la cerveza están dolarizados.

“Tuvimos que reinventarnos por esta crisis y crear una nueva modalidad de trabajo, que consiste en vender nuestra cerveza directo de fábrica a la gente.  No obstante para lograr eso,  también tuvimos que volver a   invertir  en un sistema especial para el llenado de botellas,  sin contacto con el oxigeno. Esto es de una forma presurizada,  que  garantiza la mejor calidad de la cerveza que le vamos a dejar a la gente en su casa”.

Andrés agrega que también debieron  implementar el delivery. “La verdad, esto hoy nos ayuda a subsistir pero no nos alcanza para mantener la fábrica durante mucho tiempo”.

 

Fabrican, embotellan, reparten  y al final del día las ganancias no reflejan, ni por asomo,  todo lo invertido.  Tampoco a gran escala los números  son más alentadores. La pandemia de coronavirus provocó el cierre de alrededor de 450 cervecerías artesanales y 120 fábricas de cerveza en el país, lo que generó una pérdida de 500 puestos laborales, según datos de la cámara que agrupa a las pequeñas empresas del sector.

 

De acuerdo con informes de la Cámara de Cerveceros Artesanales de la Argentina (CCAA), antes de la llegada del COVID-19 había 1.500 emprendimientos, 2.000 marcas y 600 fábricas de cerveza artesanal. El 92% no estaba preparado para el delivery,  por eso, el 40% de las cervecerías ya cerró y puntualizan que “un producto que antes rotaba semanalmente hoy rota cada 65 días, porque la venta cayó a su mínima expresión. Si bien muchas de estas compañías, lograron reconvertirse, otras no tuvieron tiempo y la caída del consumo por el coronavirus las dejó fuera del negocio.

A nivel local,  Andrés afirmó que “estamos ayudándonos entre los fabricantes de cerveza artesanal, y a través de la A.C.A.P (Asociación de cerveceros artesanales platenses) se organizan  compras comunitarias de insumos,  charlas y reuniones a través de las redes, o en vivo a través del Instagram de la asociación. Eso  nos permite mantener el contacto y la camaradería que venimos teniendo, desde que existimos nosotros  y la A.C.A.P desde que se creó”.

Como sostuvo el creador de Kill Avalos, “nosotros apuntamos a mantenernos en pie, para que cuando pase todo ésto  podamos reactivar las ventas y  recuperemos nuestras inversiones”.

La entrevista deja traslucir  que hay  algo que el Covid -19 no  le podrá  sacar a este emprendedor,  de 35 años y es su pasión por lo que hace.

En medio de un  panorama para nada alentador,  Andrés contó que, con colegas y amigos de  Cerveza Gonnet  trabajan por estas horas, para  lanzar un nuevo estilo para la marca.  Se trata de una cerveza negra que  promete seducir a quienes disfrutan de un rico postre, tipo tiramisú.

Andrés detalló que “es  negra, está  elaborada con  granos de café colombiano, cacao importado de alta calidad y es dulce como un postre delicioso.  Está pensada para quienes no disfrutan del típico sabor amargo”.

Tal vez,  lo que moviliza a estos desafiantes y valientes fabricantes de cerveza artesanal platenses, sea la pasión por generar nuevos estilos, sumado a la camaradería entre colegas y el gesto amable de endulzar los días amargos de pandemia, que nos toca vivir.

“Apoyá a tu cervecería local”.

Por María Fernanda Carabelli

One Reply to “Artesanos de la cerveza. Fabricantes de esperanza.

  1. Sin duda es una de las mejores cervezas de la ciudad de La Plata. Y para los soñadores que con el tiempo ven hacerse realidad sus sueños no hay una frace más real que la que dice,” PERSEVERAS Y TRIUNFARAS”. Salud Kill Avalos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *