Curiosidades La Región Política

Habrá multas en la Ciudad para los que salgan sin permiso

A partir del miércoles, las penas para los infractores de la cuarentena serán de entre 2.265 y 133.250 pesos. El municipio apuesta al uso del comercio de cercanía.

Ayer no se conocían aún los detalles de los decretos que reglamentarán el endurecimiento de la cuarentena en el área metropolitana (AMBA). Sin embargo, el municipio ya comenzó a preparar las nuevas reglas para la fase que comenzará el miércoles y que conllevará la aplicación de multas para todo aquel que circule sin un permiso que lo exceptúe, con una fuerte apelación a los platenses de permanecer en sus barrios hasta tanto esta instancia quede superada.

La idea de limitar la circulación interbarrial ya venía en los planes del intendente Julio Garro desde el inicio del confinamiento y se profundizó ante el acercamiento del pico de contagios, materializándose en los operativos montados por la Comuna la semana pasada para el control de automovilistas en distintos puntos de la Ciudad. Sin embargo, desde el miércoles, la apelación a su cumplimiento conllevará la posibilidad de la aplicación de fuertes multas, que van desde los 2.265 pesos hasta los 133.250.

Hasta ahora, si bien se había advertido sobre las implicancias del incumplimiento de la cuarentena, no se conocieron fuertes sanciones por parte de los inspectores municipales. Pero durante una videoconferencia que el Intendente mantuvo el sábado a la noche con sus funcionarios, el aspecto punitivo de las medidas de control se convirtió en central. “La idea es que en el marco del alza de la curva de contagios se entienda la responsabilidad individual que tenemos todos para frenarla”, confiaron desde el entorno del jefe comunal para explicar el espíritu de las multas. Y admitieron que el énfasis estará puesto en las personas más que en los comercios. Hasta no conocer los detalles del decreto, aún no es posible saber cuáles son los rubros que permanecerán en actividad y cuáles deberán volver a cerrar.

Se refieren al ámbito comercial, dado que en el municipio piensan que no habrá novedades en torno a la veintena de industrias de nuestra ciudad que pudo comenzar a funcionar el mes pasado. Sin embargo, en torno a los comercios, la idea de Garro apunta a incentivar a que los platenses concurran a comprar lo que necesitan a sus comercios de cercanía, en lugar de ampliar su movilidad en torno de distintos barrios, propiciando la expansión de los contagios de la enfermedad. Por eso es que, desde el miércoles, cuando comience a regir la nueva etapa, los 120 retenes municipales distribuidos en todos los barrios de la Ciudad pero, fundamentalmente, en el casco urbano, controlarán específicamente que los conductores cuenten con el permiso de circulación por excepción que otorga el gobierno nacional y que deberá renovarse hoy.

HASTA 133.000 PESOS

El incumplimiento de las medidas de emergencia sanitaria adoptadas por el gobierno nacional a raíz del coronavirus, conllevan la violación del artículo 205 del Código Penal, que establece la pena de hasta dos años de prisión para quien desoiga las medidas para impedir la propagación de una epidemia. Pero, además, desde el punto de vista municipal, viola el artículo 45 del Código Contravencional, que va en el mismo sentido.

Este último fija una pena para su incumplimiento de multas cuyo valor pecuniario van entre los 10 y 500 módulos municipales, quedando el monto, una vez que se labre una multa, a criterio del juez de faltas. Cada módulo vale 266,5 pesos, por lo tanto, lo que deberá abonar un vecino detectado en infracción por los inspectores oscila entre los 2.665 y los 133.250 pesos. Según pudo saber este diario, el horario de mayor inspección en la circulación va entre las 10 y las 17, una franja acorde con la de mayor circulación detectada en la Ciudad en el último tiempo.

Se encuentran abocados a esta tarea unas 480 personas, divididas en 120 puestos que van variando su posición cada día, aunque lo constante es que funcionen dos por cada una de las 27 locales y 24 de ellos sólo en el casco urbano. Siguen fijos los controles en los ingresos y egresos de la Ciudad, que se mantienen desde el 19 de marzo. En cada caso, los retenes están integrados por efectivos de la Policía Local, agentes de la Guardia Urbana de Prevención, inspectores de la secretaría de Control Ciudadano, personal de todas las secretarías y delegaciones municipales, así como miembros del Concejo Deliberante, en tanto que en los accesos también participan policías de la Provincia.

Según los relevamientos de esta última semana desde su implementación, los puestos de control han inspeccionado un total de 71.967 vecinos, de los que 5.628 no contaban con el permiso de circulación que otorga el gobierno nacional, y que se solicita exhibir a través del teléfono celular. Se trata del 7,82 por ciento de los platenses, por lo que desde la Comuna se ponía el foco sobre si la modalidad de autorización conocida hasta ahora continuará en esta próxima fase o si será más restringida. “La idea es desalentar cualquier actividad prohibida y la movilidad de las personas, apelando a la propia responsabilidad de que en esta etapa permanezcamos en casa o nos traslademos sólo al comercio de cercanía por necesidad”, indicaron. Y agregaron: “No está permitido el esparcimiento y no está permitida la movilidad más allá del radio del domicilio.

Se advirtió, además, que son 12 los puestos de control del transporte público, aunque insistieron en que la mayor inspección se requiere en los autos particulares, dado que los colectivos se encuentran trasladando aproximadamente el 12 por ciento de los pasajeros, de los que se infieren, son todos trabajadores esenciales. “De 500 mil viajes diarios que realizaban, se encuentran haciendo unos 60 mil”, graficaron.

Fuente: El Día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *