Curiosidades Interés General Política

Ginecología: las cinco preguntas más frecuentes sobre la vagina

La telemedicina obligada por este contexto de pandemia supuso una complicación para pacientes y médicos. Poco a poco, eso va cambiando en distintos ámbitos de la salud. La ginecología es un ejemplo. Algunas consultas y revisiones están siendo respondidas a través de la pantalla.

“Si bien nada reemplazará al contacto físico, humano, también se puede hacer contención cuando se examina a través de la cámara”, explica la doctora Alejandra Belardo (M.N. 78.361), jefa de la sección de Climaterio y Endocrinología Ginecológica del Hospital Italiano de Buenos Aires.

Belardo seleccionó cinco de las preguntas más recurrentes que las mujeres le realizan a ella sobre sus vaginas:

¿Es normal mi flujo?

Muchas veces, las mujeres dudan en este aspecto. La doctora explica que el flujo “normal” no tiene olor, no tiene color y puede ser más líquido o espeso, ya que está “sometido a las modificaciones hormonales”. Es habitual tenerlo y suele ser mayor cuando se está por ovular o menstruar. Puede modificarse la secreción vaginal a lo largo del ciclo.

“Cuando cambia de color ya sea amarillento oscuro, o verdoso o que tenga mal olor, puede ser por los diferentes gérmenes que no necesariamente tienen que ser enfermedades o infecciones”, indica la ginecóloga Belardo.

El flujo muchas veces obedece a trastornos en la flora vaginal, causados, por ejemplo, al tomar antibióticos.

Lo importante es consultar con un profesional ante cualquier cambio en la característica del flujo.

Mi test de embarazo dio negativo, pero no tuve el período por tres meses, ¿qué debo hacer?

“Cuando una mujer pasa más de 60 a 90 días sin que le venga su período, decimos que está en amenorrea”, explica la doctora. Lo primero que hay que hacer es descartar el embarazo. Luego, hay que buscar la causa.

Pueden ser causas funcionales o algún trastorno hormonal. En las mujeres mayores de 40 años, “hay que descartar que el ovario no esté un poco agotado”. Puede ser una menopausia adelantada o una insuficiencia ovárica primaria.

Para saberlo, es necesaria la consulta ginecológica que derivará en la realización de estudios hormonales que orientarán al profesional, y obvio, a la mujer. Puede ser un trastorno funcional pasajero o un trastorno endocrino.

Me duele cuando tengo relaciones, ¿tendré algún problema?

“Es una muy buena pregunta porque a veces cuesta hacerla, suele dar pudor, vergüenza a la paciente”, señala Belardo. En chicas jóvenes -continúa-, no necesariamente tiene que ser por un problema, puede ser por una falta de lubricación.

“La sexualidad es diferente en la mujer y el varón. La mujer necesita del juego sexual previo. Estar motivada, estimulada, y si la penetración sucede antes, puede producir cierto dolor, especialmente en la entrada de la vagina”, asegura.

En el caso de las mujeres más grandes, cuando ya entraron o están cercanas a la menopausia, dado que hay una disminución de las hormonas femeninas una de las consecuencias es que la vagina esté menos lubricada.

Las causas pueden ser múltiples. Por eso es importante hacer una correcta historia clínica y revisar a la paciente.

“Esto produce mayor fricción y dolor, incluso puede producir algún sangrado post relación sexual. Es una picardía que suceda hoy por hoy porque la solución a este problema es muy sencilla: se pueden utilizar óvulos con estrógenos de acción simplemente local, hay geles y lubricantes también”, describe.

¿Por qué necesito ir a hacer pis tan seguido?

Una de las causas puede ser por tomar mucha agua, ya que todo lo que entra, sale. Esto dependerá del tamaño de la vejiga. Si tiene poca capacidad, lógicamente irá más seguido.

“La otra causa puede ser porque haya alguna masa, un quiste de ovario muy grande o un mioma uterino -que son tumores benignos del útero- que si crecen, comprimen la vejiga. Esto hace que tengan menos capacidad”, describe.

La especialista lo diferencia de la incontinencia. Una cosa es que la mujer vaya muchas veces al baño y otra es que no llegue. Que se le escape la orina de dos maneras: que se da cuenta o que no.

¿Necesito estar depilada para ver a mi ginecólogo?

“De ninguna manera, no es necesario”, puntualiza la vicepresidenta de la Asociación Argentina de Controversias en Obstetricia y Ginecología (AACOG).

“No está mal que se depilen las mujeres, pero no deben hacerlo de forma total porque los labios quedan expuestos. Justamente la función que tiene el vello a nivel de la vulva es de protección y al quitarla, en el consultorio veo más indices de infecciones vaginales y trastornos irritativos”.

Fuente: TN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *