Deportes Política

Messi volvió con un golazo y dos asistencias y Barcelona se afirma

Después de 98 días sin jugar por el coronavirus, el líder goleó 4-0 al Mallorca. El argentino conquistó su tanto en el final y de derecha.

No hubo gente que alentara ni manos que alabaran la presencia del dios Messi. No, lo que la imagen de la TV reflejó fue pura tecnología. Pero si hubieran estado, lo habrían hecho. Sin importar que su equipo perdiera 4-0. Porque a Lionel Messi no le hizo falta brillar para marcar un golazo de derecha, dar dos asistencias y ser el comandante de un Barcelona ​líder.

Noventa y ocho días después del último partido, en un Son Moix vacío por las medidas de seguridad en la era del fútbol post-coronavirus, el equipo catalán dio otra muestra de su superioridad frente al Mallorca, que cada vez tiene más lejano el recuerdo de ese 17 de mayo de 2009, cuando le ganó en su casa por última vez, y cada vez más fresca, en cambio, la realidad que lo ubica como el equipo más perdedor de la Liga (17 con esta derrota) y a su rival como el más ganador, con 19 victorias.

Mallorca no opuso demasiada resistencia y Barcelona lo aprovechó para sacar ventaja en la punta y pasarle la pelota ahora a Real Madrid, que visitará a Eibar este domingo e intentará recortar la distancia que los separa.

A la hora señalada, Barcelona, primero, y Mallorca, instantes después por disposiciones sanitarias, pisaron el césped de un Son Moix vacío para enfrentarse por la 28ª fecha de la Liga. Sí, vacío, pese a que se escuchaba gente cantar y la transmisión mostraba unas tribunas repletas. Sí, vacío, aunque una persona con la camiseta de la selección argentina burlara la seguridad y se sacara una selfie con Jordi Alba.

Tras un minuto de silencio por las víctimas del coronavirus, con los jugadores dispuestos en la extensión del círculo central y un aplauso grabado, la pelota volvió a rodar para reencontrarse con los pies del mejor jugador del mundo que entró en ritmo de a poco y aportó algunas pinceladas de fútbol, con asistencias y un gol en el final.

Pese a los casi 100 días que habían pasado sin jugar, Barcelona demostró lo implacable que es. El reloj no había marcado un minuto cuando Jordi Alba tomó la pelota y dio una muestra de su don de asistidor: desde la izquierda, puso la pelota a la cabeza de Arturo Vidal, que entró a la carrera y con potencia marcó el 1-0.

Fue un arranque dominador del líder del torneo, pero de poca agresividad en ataque lo que provocó que la ventaja no se ampliara. Mallorca, de a poco, se animó a salir del fondo, y hasta hizo lucir a Ter Stegen con un remate de Takefusa Kubo. El japonés también probó de tiro libre a los 31 pero su pegada no se pareció a la de Messi aunque exigió al arquero alemán.

Los problemas que llevaron a Mallorca a ser el equipo más perdedor de la Liga afloraron más pronto que tarde y Barcelona los aprovechó. Con varios descuidos en la última línea que abrieron espacios, una asistencia de Messi de cabeza y VAR mediante, Martin Braithwaite sacó el derechazo que fusiló a Manolo Reina y se transformó en el 2 a 0 antes del final del primer tiempo.

No sería, sin embargo, la única intervención del VAR en el partido. La otra sucedió a 12 minutos del final, luego de que Quique Setién aprovechara los cinco cambios permitidos, entre ellos el regreso de Luis Suárez tras la lesión.

Con barbijo y guantes, Messi y sus compañeros llegaron a Palma de Mallorca para el reinicio de la Liga
Messi volvió a intervenir como asistidor para jugar la pelota con Jordi Alba, quien apeló a su velocidad y se mandó hasta el fondo para con su zurda meter la pelota junto al palo izquierdo. Tras revisar la jugada por un posible offside en ese pase profundo de la Pulga, el árbitro convalidó el tercero, que tampoco sería el último.

Con su socio ideal recuperado, Leo recibió la pelota de Suárez y encaró hacia el centro del área para sacar el derechazo que se transformó en golazo aunque no se tratara de su pie más hábil.

Así, casi sin esfuerzos, él ampliaba sus números en lo alto de la tabla de asistidores (14) y goleadores (20) y Barcelona también en la de posiciones, con 61 puntos, cinco más que su máximo competidor, el Real Madrid.

Más temprano, también por la 28ª jornada de la Liga, Espanyol, colista del certamen, tomó algo de aire al derrotar 2 a 0 a Alavés. Luego, un gol de Trigueros en el minuto 91 certificó en Balaídos la victoria del Villarreal ante el Celta. Mientras que en la antesala del partido de Barcelona, Valladolid se impuso como visitante 2-1 a Leganés.

El domingo, Real Madrid recibirá a Eibar en el pequeño estadio Alfredo Di Stéfano de su Ciudad Deportiva, ya que el Santiago Bernabéu se encuentra en obras. Además, Atlético de Madrid​ visitará a Athletic de Bilbao y Real Sociedad se medirá con Osasuna.

La fecha había comenzado el jueves, con la victoria 2 a 0 de Sevilla ​(se ubica tercero, a ocho puntos del Barsa) sobre Betis en el derbi de la capital andaluza. El viernes, Granada derrotó 2 a 1 a Getafe y Valencia igualó 1 a 1 con Levante.

Fuente: Clarin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *