Curiosidades Nación Política

Cambiemos frenó la ley de alquileres y abandonó la sesión.

No habilitaron su tratamiento sobre tablas por no ser un tema sobre el coronavirus, como tampoco lo hicieron con la ley que regula las sesiones online. Lograron coordinar con el bloque de Reutemann.

Cambiemos frenó una vez más la ley que protege a los inquilinos, esta vez al negar los dos tercios en el Senado para tratarla sobre tablas en el recinto por no haber transcurrido los siete días desde la firma del dictamen.

Con la misma maniobra tampoco permitió sancionar la ley para habilitar la educación a distancia a menores de edad y abandonaron la sesión remota convocada también para debatir una docena de decretos presidenciales, entre ellos el que habilita la reasignación de partidas por parte del jefe de Gabinete y los que firmó Macri para enviar el sistema de escuchas judiciales a la Corte y el frente de Todos quiere eliminar.

Cambiemos consiguió 29 votos contra 42 del oficialismo, insuficiente para llegar a una mayoría especial. Ademas de la unanimidad entre los suyos, se le sumaron los 4 del peronismo federal que integra Carlos Reutemann, pilotea el salteño Juan Carlos Romero y completan Nora Vega y Lucila Crexell.

Fue necesario un cuarto intermedio porque la radical mendocina Pamela Verasay se había olvidado la clave, motivo de un reclamo de Martín Lousteau, presente en el recinto por ser uno de los vicepresidentes del Senado. “Es como si no estuviera”, le reprochó Cristina. Luego acepó que comunicara su voto por teléfono.

El argumento de Cambiemos para frenar estas leyes no fueron los plazos reglamentarios, que permiten al oficialismo sancionarlas con su mayoría propia desde el martes, sino el decreto interno de Cristina para habilitar sesiones remotas, que restringe los temarios a proyectos vinculados por al coronavirus u otros requeridos por el Poder Ejecutivo.

Luis Naidenoff, el jefe del interbloque, le recordó haber acordado esa letra chica en su despacho y le recriminó la agenda revisionista de la gestión de Macri que hubo la semana pasada, con temas como la deuda y la fuga de dólares. Enumeró algunos nombres que se filtraron de empresarios que giraron dinero al exterior en los últimos años que habrían tenido vínculo con el kirchnerismo, en una columna de La Nación.

“En este contexto de marginalidad y violencia no vamos a aceptar que analicen el pasado. No estamos para convalidad la música que están tocando. No vamos a acompañar la sesión del día de la fecha”, finalizó el formoseño, antes de desconectarse de la sesión, en una analogía entre los senadores oficialistas y la orquesta del Titanic, que seguía tocando mientras el barco se hundía.

Fuentes de la UCR consideraron “un éxito de la unidad de cambiemos” la votación, porque garantiza que el pliego de Daniel Rafecas como procurador general no tendrá dos tercios al menos mientras no se supere la crisis del coronavirus.

Advertido, el chubutense Mario País, del Frente de Todos, había aclarado que el reglamento del Senado está por encima de cualquier decreto ocasional de un vicepresidente, pero por si acaso le sugirió a Cristina firmar otro cuanto antes para despejar dudas.

“Que la oposición se niegue a tratar un tema que salió por amplia mayoría en la Cámara de Diputados, y que no fue una imposición porque lo veníamos hablando, resulta muy caro para la democracia. Hace menos de un mes, senadores y diputados lanzaban una ‘caravana por la democracia’ pidiendo que el Congreso sesione con temas importantes para la Argentina”, se molestó Anabel Fernández Sagasti, vicejefa del Frente de Todos.

“La ley de alquileres es un tema que venimos debatiendo hace mucho. Muchos argentinos esperaban alivianar su situación con los contratos de alquiler. Ese llamado a la democracia, a que sesionemos, a que las instituciones se abran, y todo lo que hicieron con el titular de la ‘infectadura’ es lo que quieren hacer de nuestras instituciones”, completó.

Sorprendido, cuando los cambiemistas se desconectaron, José Mayans, el jefe de la bancada oficialista, pidió garantizar el quórum con la lectura de los presentes. Seguían siendo 42, los propios más la misionera Magdalena Solari Quintana y el rionegrino Alberto Weretinleck, aliados permanentes. Eran 5 más que la mayoría simple para continuar la sesión.

“Son una minoría absoluta por decisión del pueblo. Vamos a tratar los temas que queremos que se trate, para eso somos mayoría. En Diputados quisieron rechazar los superpoderes y no pudieron, porque no tuvieron quórum. Vamos a seguir la sesión como corresponde”, trató de tranquilizar desde el zoom de Formosa. En un comunicado, los oficialistas aclararon luego que hay 9 millones de personas que alquilan, esperaban la ley y no la tienen.

El proyecto es un compendio de medidas para proteger a los inquilinos (extensión a 3 años de los contratos, fórmula fija para indexación, ampliación de garantías y límites a los depósitos para ingresar), y Macri hizo lo posible para que nunca se sancionara.

Se aprobó por unanimidad una versión de la senadora peronista Silvina Larraburu en 2016 pero nunca se trató en Diputados. Recién en noviembre, tras la victoria de Alberto Fernández, el diputado Daniel Lipovetzky, del PRO, logró que se devolviera a la Cámara alta una edición suya que es la que será ley en la próxima sesión.

El martes algunos senadores cambiemistas como Ernesto Martínez propusieron revisarla con la garantía de que el Gobierno congeló alquileres e impidió desalojos por DNU hasta septiembre, pero el oficialismo pidió aprobarla y logró las firmas para emitir un dictamen unánime.

Unas horas después, los senadores de Cambiemos avalaron la reforma a la ley de educación superior que habilita la educación distancia para menores de edad, con elogios de Esteban Bullrich, del PRO, que dijo haberla promovido cuando era ministro. No permitió que fuera ley.

Fuente: LPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *