Nación Política

Cristina abre el Senado para garantizar los superpoderes de Cafiero

Habrá sesión el jueves para aprobar decretos como el que le permite al jefe de Gabinete reasignar partidas. También rechazarán los que le cedieron a la Corte las escuchas judiciales.

Santiago Cafiero podrá desde el jueves reasignar partidas del presupuesto sin límites cuando la mayoría oficialista del Senado avale el decreto de necesidad y urgencia 457, con el que Alberto Fernández le otorgó esas facultades, conocidas en la jerga parlamentarias como “superpoderes”.

Como explicó LPO, el decreto fortaleció al jefe de Gabinete, uno de los funcionarios más cuestionados hacia el interior del Frente de Todos, y como todos los que firma el presidente alcanza con el respaldo de una Cámara para dejarlos firmes. Es así porque sólo si las dos votan en contra quedan anuladas.

En su primera sesión remota, Cristina puso 20 DNUs en tratamiento y logró ratificarlos, nunca se trataron en Diputados ni está previsto que suceda. En esa Cámara, el oficialismo no tiene mayoría pero quedó fortalecido la semana pasada, cuando la oposición no alcanzó la mayoría para sesionar y votar en contra de los superpoderes. Le faltaron 5 votos.

La sesión del jueves en el Senado recién se convocó este martes e incluye el proyecto de ley para regular alquileres, el que habilita la educación a distancia para menores y otros 11 decretos, entre ellos los dos que firmó Maurico Macri para traspasar el sistema de escuchas judiciales de la procuración a la Corte Suprema de Justicia.

Su tratamiento disparará un debate sobre las denuncias sobre el espionaje ilegal durante la gestión de Gustavo Arribas en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), denunciadas por su interventora Cristina Caamaño y alimentadas por pruebas que habrían acercado ex agentes y jueces federales a la bicameral encargada de investigar a los espías.

El DNU 256 de 2015 fue el que oficalizó ese traspaso y el 102 de 2017, que nombró a cargo de la flamante Dirección de Escuchas a los camaristas Martín Irurzun y Javier Leal de Ibarra, ambos ya alejados del cargo.

El tratamiento de los decretos en la bicameral molestó a la oposición, porque como ya fueron dictaminados creían que no era necesario repetir el proceso, sino que alcanzaba con borrarlos con otros nuevos. Molestos, apagaron sus computadores. El jueves volverán a prenderlas.

Fuente: LPO

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *