Espectáculos Política / Sociedad

Brian May confesó que estuvo muy cerca de la muerte

El guitarrista de Queen tuvo un “accidente de jardinería” en los glúteos, con consecuencias más graves de las que se creía.

Brian May, guitarrista de Queen, confesó que sufrió un «pequeño ataque al corazón» y estuvo «muy cerca de la muerte», después del accidente de jardinería que sufrió hace un par de semanas, en el que se le desgarraron los “glúteos”.

Esta dolencia, agregó el artista de 72 años, fue lo que le dañó los nervios. Y eso hizo que todo se complicara.

“Me desgarré el glúteo mayor en un momento de mucho entusiasmo mientras arreglaba el jardín de mi casa. De repente me encontré en un hospital siendo escaneado para descubrir cómo me había hecho tanto daño. Según parece, hice un asombroso trabajo, que no me dejó caminar ni dormir sin asistencia, debido al dolor implacable”, contó sobre el «percance» que casi le cuesta la vida.

En su cuenta de Instagram, May también describió la «agonía» que atravesó por las heridas. Y explicó que, ya de vuelta en su casa tras su primera internación, sufrió unos dolores terribles, que eran como si le pusieran «un destornillador en la espalda». Lo que le pasaba, en realidad, era que se le había comprimido un nervio ciático.

Al principio, el ex compañero de Freddie Mercury pensó que ese intenso dolor provenía de los glúteos. Pero cuando volvió al hospital los médicos le encontraron «tres arterias congestionadas».

Esto fue lo que llevó al músico a asegurar que estuvo «muy cerca de la muerte».

“Tenía tres arterias congestionadas y en peligro de bloquear el suministro de sangre a mi corazón”, dijo Brian, que ahora necesita bastones para caminar.

«En medio de toda la saga de la dolorosa parte trasera, sufrí un pequeño ataque al corazón. Digo ‘pequeño’ porque no es algo que me haya hecho daño», dijo May, y agregó que fue llevado al hospital por los intensos dolores que sintió en el pecho durante 40 minutos.

Por consejo de los médicos, el guitarrista se sometió a una operación en la que le colocaron tres stents para que la sangre pudiera circular nuevamente por su cuerpo.

«No tenía ni idea de que estaba en riesgo, podría haber muerto», remarcó el artista, y aseguró que, antes de este episodio, nunca le habían encontrado nada malo en sus chequeos cardíacos.

«Es increíble lo que el dolor real te hace. Siempre he tenido tolerancia a los niveles de dolor, como en las visitas al dentista o lo que sea, pero este dolor nervioso que llegó a habitar mi cuerpo hace unas tres semanas… No, no era sólo en los glúteos… Y paralizó mi cerebro».

El dolor, avanzó May, se apoderó de su personalidad, llegando al punto de sentir que estaba «luchando por volver» a su cuerpo. «Me rendí y tomé potentes analgésicos. Estaba en un mundo de pesadilla».

Antes de estos problemas de salud, y durante la cuarentena por el coronavirus, el rockero había estado muy activo en las redes sociales.

Para que la gente pudiera sobrellevar mejor el aislamiento, por ejemplo, dio algunos consejos sobre cómo tocar la guitarra.

Además, junto al baterista Roger Taylor y al cantante Adam Lambert, lanzó una nueva versión de la clásica canción We Are the Champions, de Queen, rebautizada como You Are The Champions, en apoyo de los trabajadores de primera línea que luchan contra el Covid-19.

Queen y Lambert, que ahora canta en lugar del fallecido Freddie Mercury, tenían previsto hacer una gira por Europa antes de que la pandemia los obligara a postergar las fechas.

Ahora, queda dicho, se suma el reposo obligado del guitarrista.

Fuente: Infobae.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *