Espectáculos

Vicuña contó cómo es el embarazo en cuarentena de la «China» y reveló la charla con «Pampita»: «Estaba colapsada»

Después de cinco meses de silencio y hermetismo absoluto, Benjamín Vicuña y Eugenia «la China» Suárez finalmente confirmaron esta semana que esperan la llegada de su segundo hijo. La ex Casi Ángeles transita su tercer embarazo en el marco de la pandemia por coronavirus, junto al chileno y sus hijas Rufina y Magnolia. La emoción del actor por la llegada del bebé y el acuerdo al que llegó con su ex, Carolina «Pampita» Ardohain, por la cuarentena de sus tres hijos mayores: Bautista, Benicio y Beltrán.

El actor habló por primera vez del embarazo, diez días después de que su mujer lo confirmara en Instagram. Fue en un live con la periodista chilena María Luisa Godoy. «Sí, es así. Voy a ser papá, así que estamos felices, viviéndolo en este momento extraño», reconoció Vicuña, en alusión a la cuarentena.

Vicuña reconoció también que regresó de urgencia a la Argentina al momento del anuncio del decreto del aislamiento social obligatorio, para poder estar junto a sus hijos. «En un principio, estaba en Chile cuando sucedió todo esto y me agarró mucha angustia por estar lejos de mis hijos. Pero por suerte pude viajar a tiempo para estar con mi familia, que es lo más importante».

Aunque en su momento desde el entorno de la pareja aseguraron que estaban en crisis y que inclusive vivían en casas separadas. Luego, trascendió que el chileno en realidad había alquilado una propiedad en la Ciudad para estar más cerca de sus hijos mayores. Ante tantos rumores, el chileno aclaró: «Llevo 66 días en Buenos Aires. No se puede pisar la calle, no se puede salir. Lo estamos cumpliendo de una manera estricta. Lo hemos tomado con mucha responsabilidad. Las primeras dos semanas, aquí el presidente (por Alberto Fernández) determinó, entre otras cosas, que debían estar con su mamá».

«Hablé con la mamá de los chicos y me dijo que estaba superada por la situación, sin gente que pudiera ayudarla, ni niñeras, ni nada. Y lo que se acostumbraba era, con los padres separados, que el padre los pueda ver 30 ó 40 minutos; pero luego se transformó y lo arreglamos por algo de sentido común, que es que los chicos pasaran una semana en cada casa».

Tras el fallo judicial, los tres hijos mayores de Vicuña se trasladaron a la mansión de zona norte en la que convive con la «China». «Es la forma correcta que hemos hecho los padres separados. Esto me alegra mucho, porque uno de los beneficios de esto es que los niños están contentos de poder estar con sus papás. Capaz no tenemos en cuenta la gran carga educativa que tienen. El más grande mío (por Bautista) se levantaba a las 7.40 y recién volvía a las siete de la tarde: es decir, que estaba doce horas fuera de la casa y llegaba agotado. Pero la demanda no es menor, por acompañarlos con la tarea, el buen humor».

«Lo que más me ha puesto a prueba son las tareas. Yo estoy con los más grandes: matemáticas, inglés; es como que se complica. Además, no es que le dejás la tarea, te vas y ellos lo resuelven; sino que tienes que acompañarlos. Es difícil», se quejó.

Fuente: Bing Bang News

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *