Curiosidades Política

Ginés González García descartó que el contagio de Ramona Medina haya estado vinculado con la flexibilización de la cuarentena

“No tiene que ver con la apertura”, dijo el ministro de Salud. La comunicadora y referente del Barrio 31 murió a los 42 años por coronavirus.

El Gobierno defendió la flexibilización de actividades en la Ciudad de Buenos Aires y descartó que esa medida haya provocado la muerte de la referente del Barrio 31 Ramona Medina, que falleció por coronavirus. “No tiene que ver con la apertura”, dijo el ministro de Salud Ginés González García.

En cambio, indicó que el contagio de la delegada de la revista de La Garganta Poderosa, que denunció la falta de agua en la zona, tiene que ver “con lo que pasa en el barrio desde hace dos semanas largas cuyas consecuencias se están viendo ahora”, planteó.

El funcionario explicó que el virus entró “en un territorio muy complicado, como lo es el de los barrios populares”. Dijo que uno de los factores de riesgo de contagio es la densidad poblacional, una de las principales problemáticas de las zonas humildes. “Hay menos espacio, se comparten habitación, baño, cocina. Se genera una gran capacidad de contagio y se expande el virus”, afirmó.

Dijo que en los barrios carenciados “hay un altísimo número de casos, que se fueron por las nubes”. En diálogo con Radio 10, indicó que por eso dispusieron el Operativo DetectAr, a cargo de los ministerios de Salud de Ciudad y Nación, para realizar una búsqueda casa por casa de las personas con contactos estrechos de casos de COVID-19. Hasta el sábado visitaron 605 viviendas, le hicieron el test a 296 vecinos y 189 dieron positivos, consiga la agencia Télam.

Medina tenía 42 años, era insulinodependiente, estaba internada y había reclamado por la falta de agua y el hacinamiento en la zona. Fue hospitalizada la semana pasada, y poco después se confirmó que su marido, sus hijas, sus cuñados y una sobrina, dieron positivo y están internados.

El pasado 3 de mayo pidió la restitución del servicio, clave para combatir al COVID-19 ya que la higiene es una de las principales medidas de prevención. “Ocho días sin agua y nos piden que nos higienicemos”, se quejó.

“¿Cómo pretenden que no salgamos a la calle si yo tengo que salir todos los días a comprar agua. Ya no sé de qué manera pedirle a este Gobierno una solución para esta situación, porque no se puede vivir más en estas condiciones. Hay una pandemia que nos está consumiendo y nosotros seguimos sin agua”, planteó en un posteo de Facebook.

Vivía en la casa 79 de la manzana 35 del barrio, debajo de la autopista. No solo reclamaba el servicio de agua, ya que desde 2018 esperaba ser relocalizada en las nuevas unidades construidas por el Gobierno porteño. La mudanza nunca se realizó.

Compartía la vivienda con varios familiares, que tenían problemas de salud. Una de sus hijas es diabética, y la otra tiene síndrome de West y síndrome de Aicardi y permanece en silla de ruedas porque no habla, no camina, no mantiene postura y requiere oxígeno nocturno. Mientras que su suegro tiene problemas coronarios.

Fuente: TN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *