Nación Política

El mensaje de Alberto Fernández por el fallecimiento de Clelia “Chela” Deharbe de Fontana, una de las Abuelas de Plaza de Mayo

El presidente utilizó sus redes sociales para despedir a una Madre y Abuela de Plaza de Mayo que falleció. Se trata de Clelia “Chela” Deharbe, quien fue homanejeada por el mandatario.

En su cuenta de Twitter, Fernández escribió: “Clelia “Chela” Deharbe de Fontana nos ha dejado. Aun así, su presencia será eterna porque inmensa ha sido su vida. Cómo inmensa es la vida de cada Madre y Abuela que con coraje enfrentaron a la dictadura y a los poderosos de siempre reclamando verdad y justicia. @abuelasdifusion”. El texto fue acompañado por una foto de Deharbe.

Clelia “Chela” Deharbe de Fontana nos ha dejado. Aun así, su presencia será eterna porque inmensa ha sido su vida. Cómo inmensa es la vida de cada Madre y Abuela que con coraje enfrentaron a la dictadura y a los poderosos de siempre reclamando verdad y justicia.

La noticia del fallecimiento trascendió anoche, cuando la organización Abuelas de Plaza de Mayo informó sobre su muerte en reeds.

Después de 28 años de búsqueda, en 2006, las Abuelas de Plaza de Mayo dieron con el nieto número 84. Se trata del hijo de Liliana Clelia Fontana y Pedro Fabián Sandoval, secuestrados y desaparecidos por la última dictadura militar.

El joven, de nombre Alejandro -tal como le pusieron sus apropiadores-, fue hallado gracias a un nuevo método de reconocimiento del ADN que evita la extracción de sangre en los casos en los que los involucrados se niegan a hacerlo. Como Alejandro se negaba a hacerse la extracción de sangre para posibilitar el examen de ADN, la Justicia autorizó a recoger objetos personales de su domicilio para extraer muestras y poder constatarlas con la información genéticas de los familiares.

Según narraron desde el organismo, “aunque al principio fue difícil, Chela, con su dulzura fue acercando a su nieto a su historia. Hasta que un día decidió ponerse el nombre que sus padres habían elegido para él en cautiverio: Pedro Sandoval Fontana”.

“Liliana y Pedro fueron secuestrados por las fuerzas conjuntas el 1º de julio de 1977 mientras compartían una cena familiar en su casa de Caseros, en la provincia de Buenos Aires. Según cuentan los familiares, se escucharon fuertes golpes en la puerta de acceso a la vivienda y en cuestión de segundos cuatro individuos de civil con armas cortas y largas se llevaron a Pedro y Liliana”, habían relatado las Abuelas en un comunicado.

En ese momento, Liliana estaba embarazada de dos meses y medio. Según el relato de algunos sobrevivientes, ambos estuvieron en El Atlético desde donde la mujer fue trasladada para dar a luz. Nunca más volvieron a verla.

Fuente: La Nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *