Curiosidades Política Provincia

Provincia presiona a Larreta para que dé marcha a atrás con su cuarentena flexibilizada.

La histórica grieta que divide la Capital Federal con el Gran Buenos Aires ya tiene su versión Covid-19. Es que mientras los intendentes del Conurbano insisten en continuar con una cuarentena estricta en sus territorios, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, habilita nuevas flexibilizaciones que encienden una alarma.

La preocupación de los vecinos políticos de la Provincia es que son muchas las personas que viven en distritos bonaerenses pero trabajan en la Ciudad de Buenos Aires, lo que significa un riesgo ante la expansión del coronavirus.

La falta de controles en las villas porteñas queda ahora en evidencia y los casos confirmados en barrios vulnerables crecen diariamente de a decenas.

Por eso, tanto intendentes como funcionarios de la Provincia salieron a presionar a Rodríguez Larreta para que dé marcha atrás con su “cuarentena light”.

Fernando Gray, intendente de Esteban Echeverría, expresó: “Creo que la Ciudad de Buenos Aires debería reorientar, reformular y rectificar rápidamente las medidas que ha tomado; no puede seguir con los comercios abiertos y con esta circulación de gente”.

“Con el tema recreativo de los niños: yo también soy padre, pero lo digo desde la responsabilidad institucional que tengo, porque en este momento tengo cinco menores con coronavirus. Con este cuadro en mi distrito, cuando escucho la desesperación de una madre con un bebé de cinco meses con Covid positivo, puedo recomendar a todos los padres que no saquen a sus hijos ni a la vereda. Hemos hecho una cuarentena muy estricta y la sostenemos”, añadió.

En esta línea también se manifestó el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, quien reconoció que existe “preocupación” por el movimiento de personas que implica la habilitación de nuevas actividades y comercios en la Ciudad de Buenos Aires, y estimó que “no es momento de aumentar la circulación” porque eleva el riesgo de contagio de coronavirus.

“La decisión de la Ciudad de abrir los comercios nos preocupa, creemos que tiene que estar funcionando sólo lo esencial y los locales de cercanía”, planteó el funcionario bonaerense en declaraciones formuladas a Radio Provincia.

Para Kreplak, “que la Ciudad de Buenos Aires habilite el comercio, que es el paradigma histórico de movimiento de gente, es preocupante porque aumenta el tránsito ya que la gente de la provincia va a trabajar, a vender o comprar” a ese distrito.

Por ello, consideró que “sólo deberían funcionar los comercios esencial, de barrio o de cercanía, como ocurre en el Gran Buenos Aires. El peor escenario epidemiológico es el traslado de la gente porque una persona que vive en un lugar donde no hay casos, va a Capital, se contagia y puede contagiar en su barrio”.

“Hay mucha preocupación en barrios vulnerables y en el Conurbano, el miedo es que con alguna flexibilización se descontrole todo porque volver atrás no es sencillo y nada garantiza que sea lo mismo”, planteó.

Por otro lado, Kreplak dijo que la provincia de Buenos Aires pasó a la etapa de “vigilancia activa” y no esperar la aparición de casos positivos en barrios vulnerables, las autoridades sanitarias van “casa por casa, haciendo hisopados en casos sospechosos”.

“Hasta ahora encontramos un sólo caso positivo en los barrios de la provincia, no hay transmisión comunitaria del virus, pero hay que estar alertas y continuamos con esta tarea”, finalizó el funcionario provincial.

Lo llamativo es que el jefe de bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, Máximo Kirchner, aprovechó la sesión de este miércoles para enviarle un mensaje al jefe de gobierno porteño: “Cuenta con nosotros para aguantar la presión”.

Pero claro, el mensaje del líder de La Cámpora apuntaba contra los sectores que reclaman levantar la cuarentena, no quienes presionan para que no la flexibilice.

“Para aquellos que le dicen que tiene que abrir (la actividad económica) a lo que dé lugar, le decimos que cuenta con nosotros para aguantar esa presión y preservar lo que hay que preservar, que es la vida de la gente”, cerró Máximo.

Es que la flexibilización de la cuarentena en CABA coincide con un aumento sensible de los casos de coronavirus. Ayer, el distrito porteño registró un total de 2.618 contagios, por encima del de la Provincia de Buenos Aires, con 2.411. El incremento coincidió con un mayor nivel de transmisión en los barrios vulnerables, que representan el 34% de los afectados.

En ese marco el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, dio a conocer que analizan volver a la cuarentena estricta si siguen aumentando los casos. “En el peor momento de la pandemia vamos a tener cerca de 800 a 1000 casos por día. La semana que viene tomaremos la decisión si seguir con la apertura o volver a medidas más estrictas”, sostuvo.

Fuente: LaTecla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *