Nación Política

Impuesto a las grandes riquezas: el oficialismo ya tiene listo el proyecto de ley

El impuesto se pagaría por única vez para financiar la inversión pública a la que obligó la pandemia de coronavirus. La alícuota sería progresiva, de acuerdo al patrimonio alcanzado, de entre 2 y 3,5%.

El gobierno de Alberto Fernández ya tiene listo el proyecto de ley que busca gravar, por única vez, a las mayores fortunas de la Argentina para financiar los gastos extraordinarios a los que debe hacer frente para morigerar el impacto económico de la pandemia de coronavirus Covid-19 así como la inversión realizada para preparar al sistema sanitario de cara al pico de contagios que la cuarentena logró retrasar.

Según adelantó este viernes Alejandro Bercovich en C5N, la iniciativa no será presentada oficialmente hasta después del 22 de mayo cuando venza el plazo que dio la Argentina a los bonistas para adherir a la oferta de canje de deuda propuesta ya que no quieren que interfiera en ese proceso.

La iniciativa apunta a gravar, por única vez, los patrimonios del 0,5% de los argentinos más ricos cuyas declaraciones de bienes personales superan los 200 millones de pesos (unos 3 millones de dólares).

No se tratará de un impuesto permanente, sino de una asignación específica que elevará por única vez las alícuotas que los más ricos pagan en concepto de bienes personales.

Así, se aplicará sobre la base imponible de ese gravamen una alícuota adicional de entre el 2% y el 3,5%, de acuerdo al nivel patrimonial, que alcanzará en total a apenas 12 mil personas en la Argentina.

La iniciativa, que despertó fuerte rechazo entre los referentes de Cambiemos, goza sin embargo de una aceptación que llega al 85% de acuerdo a los sondeos de opinión realizados desde que el 5 de abril pasado comenzó a barajarse la posibilidad de avanzar con un impuesto a las grande fortunas.

El Estado espera recaudar por medio de este “Aporte solidario para contribuir a morigerar los efectos de la pandemia”, tal como será denominado, unos 4 mil millones de dólares que equivale precisamente a la inversión que el Estado lleva realizada para mejorar el sistema santitario y asistir a los sectores más vulnerables y reactivar la economía afectados por la cuarentena.

La alícuota que va del 2% al 3,5% se aplicará de manera gradual de acuerdo a la magnitud del patrimonio gravado. Así, quienes posean bienes declarados por entre 200 y 400 millones de pesos pagarán un 2% más en concepto de bienes personales. En tanto quienes posean bienes declarados por más de 3 mil millones de pesos (unos 40 millones de dólares) pagarán la alícuota adicional máxima de 3,5%.

Asimismo quienes posean parte de sus bienes en el exterior deberán pagar un adicional que podrán sin embargo evitar si deciden repatriar al menos el 20% de esos bienes.

Fuente: MinutoUno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *