Curiosidades Nación Política

La oposición denuncia que le dieron más superpoderes al Jefe de Gabinete con un decreto

El decreto del Poder Ejecutivo del domingo puso en riesgo la concordia entre el oficialismo y la oposición. El DNU 457/2020 dispuso un aumento del gasto público de $498 mil millones, pero -según interpretan los opositores- también permitirá que el ministro coordinador reasigne el total del presupuesto sin control del Poder Legislativo. Exigen su derogación.

“Acabo de presentar un proyecto de ley para derogar los artículos 4 y 6 del DNU 457/2020, ya que los mismos significan el regreso de los superpoderes del Jefe de Gabinete de Ministros para modificar el Presupuesto a su antojo”, sostuvo Mario Negri, el jefe del Interbloque de Juntos por el Cambio. Consenso Federal y Unidad Federal también rechazaron el decreto presidencial.

El radical Negri, que firmó el proyecto junto al titular del partido Alfredo Cornejo y a su correligionario de Chubut Gustavo Menna, recordó que en 2016, por iniciativa del entonces bloque oficialista, se le puso un tope a los “superpoderes” al limitarlos al 5 por ciento del total del gasto para hacer reasignaciones. Así lo establecía el artículo 37 de la ley de administración financiera. “Con este DNU, el Jefe de Gabinete de Ministros no tiene limitaciones para modificar el Presupuesto”, señaló el jefe de la principal bancada opositora, que convocó a una conferencia de prensa para este miércoles.

Funcionarios porteños y nacionales, este miércoles en Casa Rosada: Vilma Ibarra, Eduardo de Pedro, Santiago Cafiero, Horacio Rodríguez Larreta y Fernán Quirós.

Funcionarios porteños y nacionales, este miércoles en Casa Rosada: Vilma Ibarra, Eduardo de Pedro, Santiago Cafiero, Horacio Rodríguez Larreta y Fernán Quirós.

Cerca de Santiago Cafiero negaron que, con el flamante DNU, el Gobierno hubiera quedado habilitado para reasignar todo el presupuesto. “Es solo para partidas afectadas a la emergencia sanitaria. Es mentira que se puede hacer cualquier cosa. Es una medida imprescindible para gestionar la crisis”, dijeron en el primer piso de la Casa Rosada.

El ministro del Interior Eduardo “Wado” De Pedro justificó la necesidad de dotar al Ejecutivo con herramientas en medio de la crisis sanitaria y económica por el coronavirus. “La ampliación presupuestaria que salió este fin de semana a través de un DNU era imprescindible para poder seguir financiando las políticas de apoyo de ingresos a las familias y las empresas y avanzar con el aumento a los jubilados que se paga en junio. No teníamos el tiempo necesario para enviar el proyecto al Congreso. Sin embargo, a futuro, así lo haremos. Ya estamos trabajando con ese norte”, expresó el ministro político en una clara muestra de respaldo a Cafiero.

En las últimas semanas el ministro coordinador sumó críticas, que -según numerosos trascendidos- provenían desde el Instituto Patria. Los dichos públicos de De Pedro fueron en sentido contrario.

El oficialismo había anunciado que el aumento de jubilaciones previsto para junio no sería calculado con la nueva fórmula que prepara el Gobierno tras dejar sin efecto la sancionado en diciembre de 2017.

Coronavirus en Argentina: el Gobierno financia 100 proyectos científicos vinculados a la pandemia

El presidente Alberto Fernández seguirá gobernando con el presupuesto prorrogado de 2019. Mantiene su intención de no enviar un proyecto nuevo al Congreso hasta que no finalice la negociación de la deuda. “Las obligaciones y los intereses son tantos que se modificaría abruptamente el presupuesto”, razonan en el Ejecutivo desde el 10 de diciembre pasado y también ahora, en las horas decisivas en las que Martín Guzmán negocia una quita sustancial y busca evitar el default.

A las espadas legislativas del oficialismo en la Cámara Baja no los asusta la suma de los bloques opositores que no siempre votan igual, como el del mendocino José Luis Ramón, los lavagnistas y Cambiemos. “No creemos que les alcance”, señalaron cerca del titular de Diputados Sergio Massa.

Ramón, también, recordó que días atrás el Ejecutivo aceptó créditos de organismos multilaterales sin participar al Congreso.

En la Casa Rosada, en tanto, toman distancia de un presunto malestar opositor por la dilación del Legislativo para volver a funcionar. “No es culpa nuestra”, se desentienden en el Ejecutivo.

Más duros que los dichos de Negri fueron los de la titular del PRO Patricia Bullrich. “Chau Parlamento. La Plata de toda la sociedad en manos de un funcionario. No a la anulación de toda la institucionalidad argentina!”, tuiteó.

El Presidente separa el rol de los opositores duros “con twitter”, como la ex ministra de Seguridad, de los opositores con responsabilidad de gestión, como Horacio Rodríguez Larreta, los gobernadores radicales o los Intendentes de Juntos por el Cambio, a los que dice valorar. Todos prefirieron el silencio.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *