Interés General Política

10 tragos fáciles para preparar en casa

Los días pasan, el confinamiento obligatorio continúa, y los pequeños placeres hogareños ganan protagonismo. Como, por ejemplo, disfrutar de un cóctel al atardecer en el balcón, en el jardín o en el patio.

A más de un mes de iniciada la cuarentena, se hace necesario agudizar la creatividad en casa para poder pasarla lo mejor posible. Mientras muchos eligen tareas domésticas como ordenar placares, arreglar muebles, o decorar ambientes, muchos otros optan por cuestiones más hedonistas, que van desde la lectura hasta los placeres gastronómicos. Por eso, en los últimos días muchos se han convertido en chefs, llevando a la mesa preparaciones para salir de lo cotidiano, aunque se trate de una comida en casa. Y otra de las alternativas más elegidas para salir de la rutina es preparar y disfrutar un trago o un cóctel antes de ir a la mesa. Ya sea mirando el atardecer a través de la ventana, en el balcón, el jardín o en el patio de casa, o también durante la preparación de la cena.

La idea no es volverse un bartender profesional en pocos días, sino aprovechar los ingredientes que suele haber en las casas, y prepararse un trago relajante. Si es antes de la cena, mejor será optar por un aperitivo, aunque también se puede pensar en el después, para alargar la sobremesa o acompañar una película, por ejemplo.

Sin dudas, en este contexto es necesario generar nuevas formas de encuentro y entretenimiento para hacerle frente a la imposibilidad de salir. Crecen las reuniones virtuales y las propuestas de actividades para hacer dentro de casa. Es por ello que estos tragos caseros pueden transformarse en una salida del fin de semana virtual para encontrarse con los amigos. Así, cada cual desde su casa se prepara algo y se juntan todos a charlar a través de los celulares o las computadoras.

En general suele haber “un barcito” en casa, con las bebidas básicas, un whisky, un gin, un vodka, y algún bitter y un vermouth, más allá de algún licor del gusto preferido. Pocos saben que, con estas pocas bebidas y algunos ingredientes de la heladera o la alacena, se pueden hacer cientos de tragos. Solo es cuestión de predisposición y algo de ingenio.

Aquellos que no cuentan con estas botellas pueden buscar el trago preferido, anotar los ingredientes que lleva, y comprarlos en la próxima salida al súper, así como también adquirirlos en sitios web especializados, o haciendo el pedido por WhatsApp a la vinoteca del barrio para que se lo entreguen en la puerta de su casa.

El bartender Juan Luciani explica que hay cuatro tipos de tragos: los batidos, cuando amerita el uso de una coctelera; los refrescados, que es el método más común para elaborar cócteles clásicos y es cuando se utiliza un vaso de composición donde el cóctel se sirve frío pero sin hielo (como el Manhattan), o que luego de ser refrescado se sirve en un vaso corto con hielo nuevo (como el Negroni); los licuados, que implica uso de licuadora; y los directos o construidos, que se hacen directamente en el vaso. Éste último es el más apropiado para la coctelería casera ya que basta con tomar un vaso, colocar un ingrediente sobre otro y luego mezclar fácilmente con una cuchara.

Ya sea en un bar como en el hogar, buscar el equilibrio es clave a la hora de elaborar un cóctel, utilizando una base alcohólica, una dulce, como azúcar, almíbar o miel y algún jugo cítrico; esta es casi una regla a la hora de preparar un cóctel.

Por su parte, el bartender Martín Olivera sugiere que para preparar un cóctel equilibrado se debe respetar la misma regla de ácido, dulce, fuerte y débil. Por último, es importante contar con insumos frescos y recién elaborados, ya que esto mejorará el resultado del trago.

Claro que se puede disfrutar de un buen cóctel desde la comodidad del hogar, sin olvidar la importancia del consumo responsable, y de las cantidades y medidas acordes a una vida saludable, ya que cualquier bebida alcohólica que se bebe en exceso es perjudicial para la salud.

En tiempos en el que quedarse guardados en casa es una prioridad, preparar tragos fáciles, con algunas botellas, utensilios e insumos básicos, puede ser una alternativa para combatir la cuarentena, solo hay que animarse a ser bartender en casa por un rato. Cabe destacar que las medidas tienen que ver con el gusto personal, y es por ello que se expresan en partes, que pueden ser unos 30 cc, que además es lo mismo que una onza (29,5cc), la medida universal utilizada en coctelería.

Los que eligen disfrutar de sus bebidas preferidas puras se manejan en medidas, más allá que en casa se sirvan a ojo; una medida equivale a 50cc.

También, para facilitar la actividad se pueden optar por las nuevas bebidas pre-mezcladas, a las que solo hace falta agregarles una gaseosa a gusto y decorar con alguna fruta. Pero es mucho más entretenido preparar tragos.

El reconocido bartender Santiago Michelis recomienda algunos fáciles y populares, como el Whisky Collins Highball, que se prepara en un vaso alto, al que se le agregan dos partes de whisky, 1/2 de jugo de limón, 1/2 de almíbar, y se mezcla bien. Luego se agrega mucho hielo y se rellena el vaso con soda, y se puede decorar con un gajito de limón o naranja.

Para los que se han subido a la moda del gin tonic, pueden optar por prepararse este clásico, pero con una vuelta de rosca. En un copón de vino tinto, agregar dos partes de London Dry Gin y 4 partes de agua tónica, mezclar suavemente y agregar cubitos de hielo. Se puede decorar con media rodaja de limón y una ramita de romero. También se le puede dar el toque final con otras frutas de estación que pueda haber en casa, aunque se recomienda frutas cítricas para resaltar los botánicos del gin.

Otro con gin puede ser colocando hielo en un copón, añadiendo el gin, vermouth, y una gaseosa lima limón. Se mezclan todos los ingredientes con la ayuda de una cuchara, y se decora con una rodaja fina de pepino.

Seguramente muchos, con tanto tiempo en casa para descansar, recurren a las fotos del verano para rememorar tiempos mejores no tan lejanos. Una buena opción para sentirse cerca de la playa, aunque imaginariamente, puede ser con una famosa caipiroska. Para prepararla hay que cortar una lima en cuatro y poner los gajos en un vaso corto. Mezclar con almíbar y machacar para extraer el sabor y el jugo de la lima. Luego, llenar el vaso con hielo y agregar 2 partes de vodka. Otra opción es optar por alguno de los nuevos vodkas saborizados. En un vaso con hielo colocar el vodka, completar con gaseosa de pomelo y decorar con rodaja de pomelo rosado

Volviendo al mundo del gin, y al trago de moda (gin tonic), los hermanos Bruno y Franco Moretti proponen algunas creaciones alternativas a partir de los destilados que ellos mismos elaboran. Para ello recurrieron al bartender Javier Capilla y sus recetas favoritas. Hace falta un vaso de cuerpo y boca ancha, un copón es ideal; mejor previamente enfriado. Se agregan los hielos, luego la medida de gin y por último el agua tónica bien fría, cuidando de no perder el gas cuando se sirve. Luego, revolver suavemente y sin batir para unir los sabores. Como toque final se decora con una rodaja de lima o limón.

Hay muchas variantes que se pueden hacer con el gin tonic como base; se puede agregar pimienta y piel de pomelo, o piel de naranja y canela en rama, o romero y pepino, o romero y pomelo, o bayas de enebro y piel de limón, o frambuesa y menta, o jengibre y mandarina, o anís estrellado y arándanos, o tomillo y lima, o 3 cebollines, o albahaca y aceituna, o manzanilla, por solo nombrar algunas de las combinaciones posibles con los ingredientes que puede haber en casa o son fáciles de conseguir en los comercios de cercanía.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *