Cultura/Espectáculos

Cinco películas sobre el encierro, como para no salir de casa

En sintonía con la realidad, la ficción ofrece un puñado de filmes que abordan las distintas formas del aislamiento. Todas disponibles en Netflix.

Cuando ya llevamos más de cuarenta días de cuarentena, se hace cada vez más difícil cumplir con la medida necesaria para prevenir el contagio de coronavirus. Para pasar el tiempo, vayan aquí cinco películas que retratan las distintas formas del encierro y que están disponibles en Netflix. Un modo de resignificar, desde la ficción, la permanencia puertas adentro.

El hoyo, Pasajeros, La noche de 12 años, El club de los cinco y La trinchera infinita plantean, desde el terror, el drama histórico, el cine de adolescentes y la ciencia ficción, diferentes modos de confinamiento, con distintos resultados.

EL HOYO

El hoyo del título es una suerte de cárcel o Torre de Babel en la que viven unas cuatrocientas personas: dos por cada uno de sus más de 200 niveles. El protagonista es Goreng (Iván Massagué), un hombre que eligió incorporarse voluntariamente, para salir de allí a los seis meses, habiendo dejado de fumar (no se puede entrar con tabaco a la cárcel vertical) y con El Quijote de Cervantes leído. Porque cada uno que ingresa puede hacerlo con un elemento. Goreng eligió el libro. Otros, más previsores, eligen, por ejemplo, un cuchillo.

Una vez al día baja por el hoyo una plataforma llena de comida. Claro, está repleta en el nivel 1, pero cuando llega a los que están más abajo, ya no queda nada. Cuando se cumple un mes, cambian de nivel. Hoy se puede estar en el 6, y mañana en el 202. Metáforas y simbolismos al margen, El hoyo es un filme que roza el terror, con escenas de violencia bien gráfica.

PASAJEROS (2016)

Dirigida por el noruego Morten Tyldum (candidato al Oscar como mejor realizador por El código Enigma) esta película de ciencia ficción los tiene a Jennifer Lawrence y Chris Pratt a bordo de una nave espacial que se dirige a un planeta lejano. A bordo de la nave hay miles de personas que viajan a esa colonia distante en estado de hibernación. Pero ellos dos son los únicos que, por una falla del sistema, salen de sus cámaras de sueño antes de tiempo: nada menos que unos 90 años antes de llegar a destino.

Primero se despierta él. Así que está completamente solo, deambulando por la nave en silencio, sin siquiera acceso a las zonas vip, porque la categoría de su pasaje no se lo permite. Entra en el estado de semi locura al que la soledad extrema puede llevar a un ser humano. Incluso se pelea con las máquinas, hasta que encuentra un humanoide, el barman Arthur (Michael Sheen), que sirve martinis a pedido y da conversación.

La aparición de Aurora (Lawrence) cambia el tono existencialista de la película por el de una historia de amor. Son dos personajes atrapados en los fríos y lujosos escenarios de la nave durmiente. Son un bache tecnológico, una anomalía, de la que nace una relación tierna y romántica.

EL CLUB DE LOS CINCO (1985)

The Breakfast Club, tal su título original, del fallecido John Hughes, fue todo un hito del cine de adolescentes de los años ‘80. Está protagonizada por un grupo de cinco estudiantes de secundario totalmente diferentes entre sí, pero que no tienen otra opción que hacerse amigos mientras pasan castigados todo un sábado en el colegio. La película está tan bien considerada, que forma parte de la Criterion Collection, una prestigiosa colección en DVD que sólo publica títulos que entraron en la historia grande del cine.

En el grupo está la “rara”, la dark Allison Reynolds (Ally Sheedy); el deportista, Andrew Clark (Emilio Estevez); el chico malo, John Bender (Judd Nelson); el nerd, Brian Johnson (Anthony Michael Hall); y la chica linda y popular, Claire Standish (Molly Ringwald). Poco a poco se abren y les revelan sus secretos íntimos a los demás, empezando por los motivos de sus propios castigos.

Por ejemplo, Allison es una mentirosa compulsiva. Bender viene de un hogar desestructurado y es víctima de maltrato por parte de su padre. Andrew odia al suyo, que quiere hacer de él el típico deportista y triunfador popular sin importale los medios para ese fin. Claire se avergüenza de su virginidad y Brian se siente muy presionado académicamente, porque las expectativas de sus padres son muy altas.

LA TRINCHERA INFINITA (2019)

Antonio de la Torre y Belén Cuesta protagonizan esta película española basada en una historia real, que fue una de las sorpresas del Festival de San Sebastián 2019, donde se llevó nada menos que seis premios: mejor director, mejor guion, mejor filme vasco, premio Feroz Zinemaldia, premio FIPRESCI y mejor guion vasco.

También estuvo nominada en quince categorías en los Goya 2020, incluyendo mejor película, y ganó en dos: mejor actriz protagónica y sonido.

En su cuarto largometraje, el trío de directores, guionistas y productores vascos formado por Aitor Arregui, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga construyó un drama atrapante, que nunca pierde el suspenso durante sus dos horas y media de duración

Todo transcurre en un pueblito de Andalucía. La acción empieza en 1936: Higinio y Rosa llevan pocos meses de casados cuando en España estalla la Guerra Civil, y la vida de él pasa a estar seriamente amenazada. Con ayuda de su mujer, decidirá utilizar un agujero cavado en su propia casa como escondite provisional. El miedo a las posibles represalias, así como el amor que sienten el uno por el otro, los condenará a un encierro que se prolongará durante más de treinta años.

LA NOCHE DE LOS 12 AÑOS (2019)

La historia que relata es conocida por muchos: el confinamiento que sufrieron tres líderes guerrilleros uruguayos, los tupamaros José “Pepe” Mujica, Mauricio Rosencof y Eleuterio Fernández Huidobro. Entre 1973, cuando fueron apresados, hasta 1985, con el advenimiento de la democracia en el país vecino, no sólo estuvieron privados de su libertad.

El eufemismo de “detenidos” incluye haber sido torturados, confinados no siempre en celdas, sino también en pozos, en lugares de 2×2. La denigración incluía de todo. Ellos, que no podían comunicarse entre sí, ni podían hablar a sus carceleros, se las ingeniaron para hacerlo a partir de golpes en las paredes de donde estaban encerrados.

En esta coproducción entre España, Uruguay y Argentina, los tres protagonistas se lucen con sus trabajos. El español Antonio de la Torre como Mujica, el Chino Darín en el papel de Rosencof, y el uruguayo Alfonso Tort interpretando a Fernández Huidobro, brillan y jamás desentonan.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *