Deportes Política / Sociedad

Cómo será la vuelta del fútbol en la Argentina: juveniles, topes salariales y partidos lejos de los estadios

Los futbolistas vislumbran tiempos de precarización. Y los directivos analizan reestructurar, darle rodaje a los pibes y jugar partidos en los predios para no abrir sus canchas.

El Monumental sin público. ¿Se jugará en los estadios o en los predios anexos para no abrir la canchas? (Foto: Marcelo Carroll).

El mensaje llegó en pleno feriado. Lo recibieron los dirigentes de los clubes de todas las categorías. En el grupo de WhatsApp de Primera División y en el del Ascenso. Lo escribió Pablo Toviggino, secretario ejecutivo de la presidencia de la AFA y mano derecha de Claudio Tapia.

“Los saludo a todos en este día tan especial. Feliz día del Trabajador. Y les dejo una opinión personal, ya que en estos días recibirán el llamado o quizás ya lo recibieron, con propuestas fantasiosas y tendenciosas para beneficio personal de quien la propone, ofreciendo firmar un convenio para extender seis meses más los contratos de los jugadores. La recomendación ES QUE CADA INSTITUCIÓN TOME SUS PROPIAS DECISIONES y arregle directamente con los jugadores de su plantel. Ya sea de manera individual con cada jugador o de manera colectiva con todos los jugadores, esa es una decisión propia de cada Presidente de Club. Fuerte Abrazo a todos y no nos olvidemos que cuando la pelota estuvo del otro lado, NO NOS PERDONARON NADA!! Hasta el último peso había que pagar!!! Que tengan buena noche”.

La arenga del directivo santiagueño apuntaba los cañones a Sergio Marchi. El secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) había cruzado a los hombres de Viamonte. “Tienen problemas cognitivos”, dijo el ex zaguero central de San Lorenzo, Platense, Unión y Gimnasia. Y manifestó la posición de la mayoría de los capitanes de Primera División: un no rotundo a la decisión de que no haya descensos en 2020 y 2021.

Las charlas entre la AFA y Agremiados nunca llegaron a un punto de acuerdo. Tapia ofreció que los clubes pagaran los sueldos completos hasta un tope (500 mil pesos en Primera) y por encima de ese monto se acordaran quitas escalonadas del 20 al 30%. Como contraprestación, el presidente se comprometía a lograr que los equipos renovaran automáticamente los contratos hasta fin de año.

Marchi no aceptó. Cree que el 30 de junio todavía está lejos y hay que resolver lo urgente: las deudas que arrastran los clubes. Huracán e Independiente son dos casos testigos. A la sede de Parque Patricios llegaron 34 telegramas reclamando los pagos atrasados y el presidente Alejandro Nadur amenazó, a través de un comunicado, con la posibilidad de dejar libres a todos los futbolistas. En Avellaneda hay discusiones porque se deben 190 millones de pesos y la propuesta del pago en cómodas cuotas fue rechazado por los jugadores rojos.

El sindicalista, además, quiere evitar que licuen los salarios. Porque el objetivo de los dirigentes, a fin de cuentas, es achatar la masa salarial. Romper el mercado interno. Y en ese sentido, ya hay varios clubes que están trazando un plan: poner topes en los sueldos de los jugadores, una decisión que podría generar un conflicto interno en cada plantel.

Hay un ejemplo que llega desde un club mediano de Primera División. “Los capitanes son los que hablan con Marchi en las videoconferencias, pero no pueden pretender que piensen lo mismo los chicos que recién empiezan”, le dijo un directivo que se mueve entre las sombras a Clarín“Si el referente gana 2 millones de pesos mensuales, pero es suplente, y el pibe que es titular en el mismo puesto percibe 100 mil y tiene la promesa de que el año próximo cobrará 300 mil, ¿creés que no va a firmar con los ojos cerrados”, agregó el interlocutor.

Esta situación puede replicarse en todos los clubes y podría conspirar contra el acuerdo global al que busca llegar Marchi. Fundamentalmente, por otra cuestión: de los 2 mil contratos que terminan el último día de junio, sobre 4 mil registrados en AFA, apenas el 10% corresponde a la Primera División. La inmensa mayoría impacta en la Primera Nacional, B, C, D y Federal A. Y son los más vulnerables. Ya lo dijo Yamil Garnier, capitán de Sarmiento de Junín: “Le pregunté al presidente si a partir del 30 de junio somos todos libres y me dijo que sí. Esto va a ser una carnicería”.

Bajo esta coyuntura, los jugadores se exponen a un escenario de muy poca demanda, porque el objetivo es potenciar juveniles, o mucha oferta a salarios bajos. Sin descensos, los dirigentes no tendrá urgencia por armar un equipo súper competitivo. Muy a pesar de los principales actores del mundo de la pelota.

¿Se juega en los anexos?

Nadie tiene la certeza de cuándo volverá a jugarse al fútbol, pero está claro que será sin público hasta 2021. En este contexto, hay clubes que analizan la posibilidad de jugar sus partidos en sus campos de entrenamiento, una manera de reducir los costos que amerita abrir los estadios.

¿Es posible que River y Boca jueguen en Ezeiza o Casa Amarilla? ¿O que Racing haga de local en el predio Tita e Independiente en Villa Domínico? ¿O San Lorenzo en la Ciudad Deportiva? La AFA hasta podría facilitar el predio de Ezeiza…

Se verá, en definitiva, cuando la pelota vuelva a rodar.

Fuente: Clarin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *