Interés General Política

Inusual visita: Un “Coipo” apareció en el techo de una casa de La Boca

Un coipo (Myocastor coypus), también conocido como coipú o nutria roedora, apareció en el techo de una vivienda del barrio porteño de La Boca, llamando la atención de los vecinos. Todo indica que salió de la Reserva Ecológica de Costanera Sur.

“Esta mañana apareció en el techo de nuestra casa. Primero pensamos que era un carpincho porque se le veía la cabeza, pero cuando pudimos subir a la terraza a verlo vimos que era un poco más grande que un gato, y nos llamó la atención porque tenemos cinco gatos y además hay gatos de los vecinos y no le daban bola, se ve que le tenían miedo”, relató un vecino de La Boca que compartió en su cuenta de Twitter las imágenes de esta “visita” inusual.

El coipo es un roedor de gran talla, pesa entre 4 y 10 kilogramos. Puede llegar a medir entre 40 y 60 centímetros de longitud corporal, con una cola de 30 a 45 centímetros.

“Llamamos al 147 y nos derivaron a Defensa Civil, vino la Policía y comprobó que era verdad y después vino Defensa Civil pero no lo pudieron agarrar, se escapó y dijeron que era un coipo, que puede ser que venga de la Costanera Sur o que sea la mascota de algún vecino”, explicó Eduardo y agregó que “no hay gente en la reserva ecológica, no hay público y están pasando estas cosas. Nosotros estamos acá desde hace seis años en esta casa y lo más raro que apareció fue un gato“, cuando le consultamos si había sucedido algo similar en otro momento fuera del aislamiento.

Dado que el coipo habita en humedales, es muy probable que haya salido de la Reserva Ecológica de Costanera Sur que se ubica a unas pocas cuadras de esta vivienda de La Boca.

Mientras logra escapar de la jaula de las autoridades, “el tipo se pasea por las medianeras, ahora volvió para nuestro techo y se pasea como un gato más, pero tiene un tamaño más importante que un gato. Dijo Defensa Civil que era dócil, que no era agresivo y que los llamemos si veíamos que el animal estaba nervioso o agresivo los volvamos a llamar. Ahora está tomando sol”, agregó Eduardo.

Lamentablemente, esta especie está incluida en la lista de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, tras ser multiplicada en criaderos en todo el mundo para utilizar su piel.

Desde que comenzó el Aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno Nacional para mitigar el impacto del Coronavirus, son muchísimas las apariciones de fauna en sitios inusuales, como los lobos marinos caminando por las calles del puerto de Mar del Plata y otros registros en el resto del país: En Ushuaia, por ejemplo, un vecino del barrio Bahía Cauquén recibió la visita de zorros y caranchos; en el Parque Nacional Iguazú, coatíes y monos desaparecieron de los lugares que solían frecuentar.

Este avance de la fauna, así como la mejora en la calidad del aire en todo el mundo durante la cuarentena, son datos que no podemos ignorar y que debemos tener en cuenta a la hora de pensar nuestra relación con la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *