Interés General Política

El 92% de los beneficiarios de AUH sacó préstamos para comprar comida

El endeudamiento de las beneficiarias de la AUH ya venía subiendo desde 2017, impulsado por el aumento de los precios de los alimentos, la luz y el gas; pero en los últimos tres meses dio un enorme salto, ya que fueron pedidos 2,5 millones de créditos nuevos.

Sumados a los que estaban tomados con anterioridad, actualmente hay acumulados 3,6 millones de créditos, sobre un total de 4 millones de Asignaciones Universales por Hijo.

El proceso pone de relieve cómo el derecho a un ingreso digno está siendo reemplazado por la toma de deuda… además con altos intereses, ya que el costo financiero total de estos créditos llega a superar el 50 %.

Así se desprende de un informe realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) sobre el endeudamiento de los hogares pobres.

El centro de estudios que dirige Hernán Letcher analizó lo sucedido con toda la línea de créditos de la Anses en los últimos dos años; por esto incluyó en relevamiento además de los créditos AUH los que se otorgan a jubilados, pensionados y beneficiarios de asignaciones familiares. En todos los segmentos -con la única excepción de las pensiones no contributivas- lo que encontró fue un aumento en la cantidad de endeudados, con montos más altos en relación con sus ingresos.

Aunque el Gobierno los presentó como una medida destinada a “reducir los niveles de pobreza” o como una oportunidad para poder “progresar”, es claro que quienes se endeudan con la Anses no están pidiendo el dinero para agrandar un negocio, ni para invertir en un emprendimiento productivo que mejore sus ingresos, sino para algo más básico como llegar a fin de mes (con las cuentas) o sobrevivir a las semanas más frías del invierno (con una ropa de abrigo), necesidades que ya no pueden ser cubiertas con su ingreso habitual.

Esto es porque el poder adquisitivo de las jubilaciones, pensiones y AUH quedó muy desinflado en relación con los tarifazos y la suba de la canasta básica. El trabajo del CEPA señala que:

Si se considera el poder de compra promedio de 2015 como base 100 (es decir, que ese año podía comprar 100 unidades de productos x) con una jubilación mínima o una pensión contributiva hoy se compran 78 unidades.

Para finales de año, de acuerdo a las expectativas inflacionarias del Banco Central, que resultan más bien conservadoras (40,2 por ciento en 2019), el promedio de poder adquisitivo sería casi 20 puntos menor al de 2015.

La situación de la AUH es mejor, debido a dos cuestiones: los bonos de 1200 y 1500 pesos abonados en septiembre y diciembre de 2018 y la decisión de adelantar el total de los aumentos de 2019 en el mes de marzo (46 por ciento). Aún así, la AUH tuvo una pérdida de poder adquisitivo de casi diez puntos en 2016, que aún no recuperó.

Esta pérdida del poder de compra de las asignaciones y jubilaciones tuvo su impacto en la caída del consumo: las ventas a precios constantes de la Encuesta de Supermercados del Indec muestran 11 meses de caída consecutivos, con los peores indicadores en los últimos cinco meses. Vale recordar, en este caso, que prácticamente la totalidad de las AUH y las jubilaciones mínimas es gastada en productos de la canasta básica.

Otro modo de graficarlo es en relación con productos concretos de la canasta básica. Por ejemplo, en 2015 con una jubilación mínima se compraban 386 litros de leche y hoy sólo 276 litros, 110 litros menos. O 160 kilos de pan y hoy 125 kilos.

En el caso de los jubilados que tomaron créditos de la Anses, su número pasó de 935 mil en junio de 2018 a 1 millón 557 mil en junio de este año.

En el caso de los beneficiarios de Asignaciones Familiares, pasaron de 518 mil tomas de deuda (junio de 2018) a más de 1 millón actualmente.

En términos generales, si se compara el período julio 2017/junio 2018 con 2018/2019, se pasó de un 23 por ciento de beneficiarios endeudados al 38 por ciento. La cantidad de tomadores de crédito saltó en el mismo lapso de 3,8 millones a 6,1 millones de casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *