Política / Sociedad

La Provincia sin candidatos y la influencia de Axel Kicillof

Las elecciones de este año (se vota para legisladores) ya altera los nervios en todas las fuerzas políticas, desde los dos frentes mayoritarios hasta a los grupos políticos más pequeños.

Pero hay un distrito que se lleva todas las miradas: es que la elección en la provincia de Buenos Aires (la provincia mayor) es definida siempre como «la madre de todas las batallas». Allí pone sus cañones el Frente de Todos, para mostrar que el peronismo sigue dominando esa geografía y para lograr allí, y para hacer pesar -luego- el peso de los diputados nacionales bonaerenses en el Congreso de la Nación.

Santiago Cafiero. Foto Mauricio Nievas

Santiago Cafiero. Foto Mauricio Nievas

Pero una característica de este momento es que, tanto en el Frente de Todos oficial, como en Juntos por el Cambio, no asoma nadie con claridad para ser «el» o «la» candidata cantada. Repasemos: en el Gobierno nacional, se afirma que «el candidato es el proyecto». Un importante ministro es aún más preciso: «El candidato es el Gobierno». Eso muestra que no habrá un postulante para los carteles y para las boletas que prometa «emocionar» a los votantes.

Sí deberá reunir dos características: una, que tenga el aval o bendición de Cristina Kirchner, así sea un miembro del Gobierno, donde la vicepresidenta sigue viendo «funcionarios que no funcionan». Y la otra característica es que, de ser un ministro o ministra, sea del lote de los «que funcionan».

Una novedad que hoy se repite en casi todas las oficinas de la Casa Rosada es que Santiago Andrés Cafiero no es barajado para ser candidato en esta elección: «Santiago será el jefe de Gabinete de Alberto los cuatro años de mandato», fue lo que se dijo en una cumbre de ministros de esta semana. en el primer piso de Balcarce 50. Vientos electorales…

Alberto Fernández con Santiago Cafiero y varios ministros.. Foto Presidencia

Alberto Fernández con Santiago Cafiero y varios ministros.. Foto Presidencia

Vidal no deshoja

En tanto, por el lado de Juntos por el Cambio, la incertidumbre es grande, pues María Eugenia Vidal no define si será candidata a diputada nacional por el territorio que gobernó cuatro años. Aunque casi todos los involucrados en el tema, casi dan por descartado que la ex mandataria se postule en este turno y se «guarde» para 2023, donde podría ir por la gobernación otra vez (difícil), ir por la Jefatura de Gobierno para suceder a su amigo Horacio Rodríguez Larreta (alta probabilidad) o pensar en un lugar en la fórmula presidencial nacional (nubladas chances).

Pero hay otros que ya se muestran con ganas. Uno es Jorge Macri, quien visita distritos de la Provincia todas las semanas. Otro nombre que se menea es el de Cristian Ritondo, quien sigue políticamente fiel a Vidal pero que sigue con atención qué hará la ex gobernadora. Y el otro que apareció activo en las últimas horas es Diego Santilli, quien visitó Lomas de Zamora esta semana, pero al que algunos ven pensando en quedarse en la Ciudad de Buenos Aires los próximos dos años, convertido en un «virtual jefe de Gobierno» pues Larreta estaría más que abocado a la campaña presidencial. Continuará…

Otros tiempos: María Eugenia Vidal con Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y Cristian Ritondo. Foto J. Sánchez

Otros tiempos: María Eugenia Vidal con Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y Cristian Ritondo. Foto J. Sánchez

Cristina activa

Todos estos aspectos son seguidos muy de cerca por Cristina Kirchner, quien no descuida detalle de todo lo que sucede en la política vernácula. Con quien más habla en los últimos tiempos es con Axel Kicillof. Con el gobernador, se reúne largas horas en el departamento de los Kirchner, en la intersección de Juncal y Uruguay, donde repasan todos los temas: política, situación económica y gestión. Pero otro funcionario con quien se ve con frecuencia, en los últimos días, es con el secretario de Energía, Darío Martínez. «Dicen» que el ahora responsable de los asuntos energéticos del Gobierno va a rendir cuentas de su política con la ex Presidenta, quien no descuida detalle alguno sobre tema Tarifas y demás asuntos que maneja el rionegrino que hizo su carrera política en Neuquén. Año de prudencia electoral con las tarifas…

Cristina Fernández de Kirchner y Axel Kicillof en el acto en estadio La Plata. Foto Mauricio Nievas

Cristina Fernández de Kirchner y Axel Kicillof en el acto en estadio La Plata. Foto Mauricio Nievas

Pato rankinera

Por el lado de Juntos por el Cambio, la imparable Patricia Bullrich ha recibido dos buenas noticias en los últimos días. Se trata de dos mediciones de conocidos encuestadores que le dan un nivel de conocimiento y de aprobación altísimo. Estos guarismos ya pasaron por los chats de todo el macrismo y de todo el larretismo. Todo eso, no hace más que envalentonar a la ex ministra de Seguridad nacional, quien no deja día sin aparecer en alguna radio o canal de noticias. Un focus group a la derecha…

Patricia Bullrich en el Palacio Pizzurno.  Foto Juano Tesone

Patricia Bullrich en el Palacio Pizzurno. Foto Juano Tesone

Apuntado por Casa Rosada

Un gobernador norteño aparece, en los últimos días, muy observado por la Casa Rosada, por su decisión de «blindar» el PJ provincial, a la vez que cenando con Horacio Rodríguez Larreta y desdoblando elecciones, fuera de línea con las fechas nacionales. Se trata de Gustavo Sáenz, el gobernador de Salta, quien viene tirante en su relación con el gobierno nacional, fundamentalmente con el ministro del Interior, Wado de Pedro, que es quien maneje la relación con los mandatarios provinciales.

En total son tres los hechos que se le achacan al gobernador. En primer lugar, la decisión inconsulta de eliminar las PASO salteñas, desdoblar las elecciones provinciales y separarlas de la nacional. Esto cayó muy mal por la decisión del gobernador y por ser «ejemplo» para otros gobernadores que estarían pensando líneas similares. La segunda cuestión que generó mucho ruido fue la cena en secreto que mantuvo con Horacio Rodríguez Larreta en la residencia del gobierno salteño. Y por último y más reciente, algo que todavía no trascendió, es que el gobernador logró imponer al ex intendente de la ciudad de Salta, Miguel Isa, como presidente del PJ provincial, puesto que se disputaban el camporista y actual director del ENACOM, Gonzalo Quilodrán, y el senador nacional, histórico dirigente y referente del kirchnerismo en la provincia, Sergio Napoleón «Oso» Leavy.

La bronca en el kirchnerismo crece ya que Isa, quien lleva 26 años consecutivos ocupando algún cargo electivo en la función pública, había perdido en 2019 la interna con Leavy para candidato a gobernador dentro del PJ.  Así, Sáenz vuelve a desafiar el armado nacional que responde a la estrategia del presidente Alberto Fernández y busca sacar ventaja para copar el PJ de Salta para su propio fortalecimiento, desgastando aún más su vínculo con el gobierno nacional. Soy de Salta y hago falta…

Fuente: Clarín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *