Policiales

Caso Facundo Castro: Encontraron evidencias en la comisaria de Origone

Durante las pesquisas encontraron entre otros elementos una piedra turmalina, similar a la que llevaba el joven.

«Fue una prueba exhaustiva, que debió hacerse tiempo atrás y como se sabe llevó apelaciones y cuatro meses de demora, sin embargo se logró el secuestro de varias evidencias, de sedimentos del lugar que serán analizados, y hubo una marcación de uno de los perros que reaccionó frente al colchón que había en el calabozo», dijo Margarita Jarque, abogada de la querella institucional de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), durante un cuarto intermedio en el procedimiento. «Lo más significativo es un trozo pequeño de turmalina, que era la piedra que tenía Facundo, y otros de esos restos fueron hallados en el patrullero Etios de la UPPL de Bahía Blanca», agregó.

«La orden es amplia, cualquier elemento biológico puede ser secuestrado, los materiales ya fueron recogidos, ahora por la noche se esparcirá el reactivo luminol para la detección de manchas de sangre», agregó el abogado de la familia, Luciano Peretto. Se trata del mismo lugar donde apareció el amuleto de Facundo, un calabozo abandonado sin ventanas. El perro Yatel reaccionó al colchón y al pedacito de piedra», agregó el letrado. «Estoy agotada pero estamos firmes y atentos, tenía que estar acá apoyando a Virginia Creimer y a Marcos Herrero, estamos encontrando todo lo que nos negaron», apuntó Cristina Castro, madre de Facundo.

«Es un punto de inflexión en la causa», dijo Jarque, «se vienen importantes definiciones, hay muchas pruebas pendientes de análisis». Por su parte, el perito Herrero explicó que tanto la toma de olor como todo el procedimiento se hicieron ante los fiscales y la Gendarmería. «El perro hizo una marcación muy determinada sobre el colchón, en medio de la basura, lo sacaron y cuando volvió adentro encontró un fragmento de turmalina negra, que podría ser la parte faltante del que halló en el patrullero», dijo el adiestrador de canes a FM De la Calle, cuya cronista le preguntó por los cuestionamientos por el tiempo transcurrido. «Hay fundamentos científicos, ayuda que el lugar estaba cerrado, más allá de cualquier suspicacia mi personal trabajó con traje de bioseguridad y monitoreado junto al perro por Gendarmería», respondió Herrero.

A la mañana había comenzado este nuevo allanamiento al puesto de vigilancia de Teniente Origone, en el distrito de Villarino, en el marco de la causa que investiga la presunta responsabilidad de agentes de la policía bonaerense en la desaparición del joven de 22 años que el 30 de agosto salió a dedo de Pedro Luro hacia Bahía Blanca sin permiso para circular en medio del ASPO por la pandemia, y fue detenido al menos dos veces por esa fuerza sobre la ruta nacional 3. El operativo se realiza con efectivos de Gendarmería, dado que la Policía Federal fue apartada del caso al igual que la Bonaerense. Entre los procedimientos realizados por la noche estuvo el uso de luminol por todas las superficies del lugar, sobre todo donde en el primer operativo de julio pasado se habían encontrado manchas de sangre.

El nuevo allanamiento en el interior y exterior del destacamento apunta a “la búsqueda y recolección de toda clase de rastros (biológicos o muestras de ADN, huellas, cabellos y fibras, incluidos aquellos correspondientes a fauna cadavérica, sedimentos, micro algas, entre otros)”, según estableció el fallo de la Cámara Federal de Bahía Blanca. En esa resolución, a la que accedió Página/12, consta que una testigo informó sobre la desaparición de las ropas de Facundo aparecidas en esa comisaría.

Cerca de las 9 comenzaron a llegar al lugar la madre de Facundo, Cristina Castro, sus abogados Leandro Aparicio y Luciano Peretto y la abogada de la Comisión Provincial por la Memoria, Margarita Jarque. Participaron por parte de la querella de la familia la perita forense Virginia Creimer y el perito adiestrador de canes Marcos Herrero. El procedimiento ocurre a una semana del fallo de la Cámara Federal bahiense que dio un vuelco –esta vez sí– a la causa por la desaparición forzada y muerte de Facundo Castro, y es una de las decenas de medidas solicitadas por los fiscales Andrés Heim y Horacio Azzolin, y que la jueza del caso María Gabriela Marrón se había negado a implementar. De hecho, este allanamiento fue ordenado por la juez Walter López Da Silva, dado que Marrón se encuentra de licencia. En su fallo, los camaristas consideraron válidos los hallazgos del amuleto y el cabello pertenecientes al joven, así como descartaron que haya estado en General Cerri.

Es razonable preguntarse por qué volver allí luego de diez meses de los hechos, si acaso es posible que haya aún algo de interés para la causa en esa sede que nunca dejó de ser policial. Fuentes del caso habían anticipado que esta medida puede arrojar resultados que confirmen varios indicios ya existentes en el expediente y a la vez abran paso a la realización de nuevas y más profundas medidas de prueba. Entonces, ¿qué buscan?

* La Cámara rescató un elemento inédito del expediente judicial. «Una testigo de identidad reservada habría escuchado una conversación de funcionarios municipales de la zona indicando que en la comisaría de Origone se hallaron prendas de Facundo y que se ordenó que se las haga desaparecer, siendo una de esas prendas una gorra de Ford coincidente con la encontrada en la mochila de Facundo, una gorra d Ford que él usaba, regalo de la testigo D.G. (su novia) junto al resto de la ropa y los celulares en el cangrejal de Villarino Viejo», dice la resolución firmada por camaristas Leandro Picado y Pablo Larriera.

* Según el informe pericial emitido por la perito Creimer a fines del año pasado, es necesario recabar tomas de agua de ese sitio, dado que la causa de la muerte de Facundo fue asfixia por sumersión y la autopsia determinó que en su médula aparecieron solo 5 de las 17 especies de diatomeas presentes en el agua de Villarino Viejo, donde hallaron sus restos el 15 de agosto de 2020. «De las 15 especies encontradas en la médula de Facundo, sólo 5 coincidían con las 17 obtenidas en el agua colectada por la Policía Federal cinco días después del hallazgo y en una zona alejada del sitio donde fue encontrado el cuerpo de Facundo. En tanto que se obtuvieron datos fehacientes sobre la presencia de objetos perteneciente a Facundo en las dependencias policiales donde fue apercibido, sería procedente analizar también el agua de las dependencias, a fin de determinar la existencia de diatomeas en las mismas», había escrito Creimer en ese extenso informe.

* El fallo de la Cámara Federal bahiense dice que en el destacamento policial de Origone “se conjugan el hallazgo de un cabello que pertenecería a Facundo en el móvil que el 30/4/2020 era conducido por Alberto González (Toyota Hilux, número interno nro. 27.788, dominio PQH491); el amuleto ubicado en un montículo de basura en el sector trasero del destacamento, que según afirma la madre del joven, habría pertenecido a su hijo; sumado a que el último policía que tuvo contacto con él habría sido el nombrado González, quien en ese momento se encontraba a cargo de dicho Puesto de Vigilancia”.

* Del mismo modo rechazaron un procedimiento en la comisaría de Cerri al argumentar que «ningún elemento certero colectado en el marco de la investigación, salvo la declaración de la testigo H, conduce a situar a Facundo Astudillo Castro en dicha localidad (Cerri)». Esa era la base de la hipótesis del «accidente».

Fuente: Página 12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *