Economía

Paso a paso, cómo y dónde comprar bitcoins en la Argentina

En cuestión de minutos, es posible cambiar pesos por la moneda digital. Topes, comisiones y lo que hay que saber para empezar.

Se suele calificar al bitcoin como una inversión de alto riesgo debido a que bruscas e imprevisibles oscilaciones de su cotización pueden llevar a ganar o perder mucho dinero. Aun así, en la Argentina cada vez hay más interesados en convertir su dinero a esta y otras criptomonedas, ya sea en busca de una ganancia o como un refugio más frente a la inflación.

¿Pero puede una persona común comprar y vender criptoactivos, sin ser especialista en finanzas ni en informática? ¿Cómo y dónde se hace en la Argentina? ¿Y que se necesita saber?

Para sorpresa de muchos, este tipo de operaciones actualmente están al alcance de cualquier persona con un manejo básico de la PC o el celular. Con un procedimiento sencillo, y en poco tiempo, se puede adquirir bitcoins entregando pesos a cambio. Esto incluso para quienes disponen de esos pesos sólo en efectivo.

A continuación, paso a paso, el detalle de cómo y dónde se puede hacer:

1. Para empezar, informarse bien

El primer paso para el ahorrista es investigar y leer para comprender en qué se está metiendo. Saber, por ejemplo, que el bitcoin es una moneda digital global surgida en 2008 que no es controlada ni garantizada por ningún gobierno ni banco central.

El bitcoin se basa, en cambio, en una tecnología de intercambios informáticos contables entre particulares que permite, de manera colectiva y segura, emitir la moneda; y que luego las personas puedan ahorrarla, intercambiarla o usarla para pagar.

¿Cómo se define a cuántos dólares, euros o pesos argentinos equivale un bitcoin? La cotización depende estrictamente de la oferta y la demanda. Es el reflejo de los incontables precios pactados a cada momento entre quienes quieren comprar bitcoins y quienes desean venderlos. Por eso, y al no haber una autoridad interviniendo, su cotización puede volverse muy fluctuante.

En países como Francia, hay comercios dedicados a hacer operaciones con bitcoins. Foto AFP
En países como Francia, hay comercios dedicados a hacer operaciones con bitcoins. Foto AFP

2. Buscar una «casa de cambio» digital

Conocido esto, lo primero que debe hacer un ahorrista para conseguir bitcoins es elegir con qué plataforma de compraventa va a operar. Se trata de sitios que funcionan como una suerte de «casas de cambio» de criptomonedas: permiten abrir una especie de cuenta virtual o billetera a través de la cual se pueden comprar, vender o guardar bitcoins.

En la Argentina son varias las empresas que ofrecen este servicio. Entre las plataformas más conocidas se encuentran Ripio, Satoshi Tango, CryptoMarket​, Bitso, Bitex, ArgenBTC y Buenbit.

Como primera medida, los sitios pedirán registrarse ingresando los principales datos personales. Luego pueden exigir verificar la identidad informada enviando una foto del DNI y luego tomando una selfie. Terminado esto, la billetera o wallet queda creada.

3. Ingresar fondos

Lo siguiente será depositar en la flamante billetera de criptomonedas los pesos que se desea invertir. Las principales plataformas aceptan hacerlo electrónicamente, a través de una transferencia desde la cuenta bancaria del inversor o desde billeteras virtuales como Mercado Pago. Pero también algunas ofrecen la opción de hacer depósitos en efectivo, llevando los billetes a locales de redes de cobranza como Pago Fácil y Rapipago.

Desde que se hace el depósito, la acreditación de los fondos en la billetera puede demorar 24 o 48 horas. Y a su vez las plataformas fijan límites a los montos que se pueden ingresar, según el método. Por ejemplo, por transferencia bancaria, a Ripio se puede enviar no más de $ 800.000 por mes y $ 1.000.000 al año; y en efectivo, hasta $ 200.000 por mes y $ 500.000 al año.

4. Adquirir los bitcoins

Una vez que los pesos llegaron la «criptobilletera», el ahorrista ya está en condiciones de adquirir bitcoins. Hacerlo es tan sencillo como ir al menú de compra de cada sistema e indicar cuántos de los pesos depositados se quiere convertir en bitcoins, o bien qué cantidad de bitcoin se desea.

Tras dar la orden, la operación se realiza al tipo de cambio del momento y queda terminada en minutos. Y en la billetera, en vez de los pesos gastados, aparecen los bitcoins adquiridos. Las plataformas suelen imponer un monto mínimo de inversión, en algunos casos equivalente a 10 dólares.

De esta manera se pueden adquirir bitcoins y también otros «criptoactivos» que fueron surgiendo en los últimos años. Uno de los alternativos más populares es Ethereum, con una lógica similar. Pero también hay otros como el DAI o el USD Coin, conocidos como «stablecoins» porque su valor está vinculado al del dólar, lo que los vuelve opciones menos volátiles.

A medida que se masifican las criptomonedas, proliferan en Nueva York y otras partes del mundo cajeros automáticos que permiten comprarlas y venderlas. Foto Reuters

5. Enviar, recibir y pagar con bitcoins

Dentro de las plataformas, los bitcoins comprados se pueden mantener ahorrados, pero también pueden ser enviados a otro usuario en cualquier parte del mundo. Cada billetera de criptomonedas tiene una dirección alfanumérica única (por ejemplo, 1GZPvex89rBMtrvYfFiqWJBTp7WNU55Cs). Este código opera, al hacer transferencias, como el CBU de una cuenta bancaria, aunque con validez mundial.

Así, para mandar bitcoins a otra persona que tenga una criptobilletera, basta con indicar la cantidad a transferir y el código único del receptor. Y para recibir bitcoins, se le debe enviar a quien paga el código propio, lo que se obtiene en un simple clic en cada plataforma, incluso en forma de código QR. La acreditación es casi inmediata.

Finalmente, algunas billeteras permiten usar los bitcoins depositados para hacer pagos que habitualmente se realizan en pesos en el país (como cargar saldo en el celular). O bien pueden usarse para realizar compras a empresas del exterior que acepten esa forma de abonar.

6. Salir de la inversión

Del mismo modo que el ahorrista depositó pesos para recibir bitcoins, en cualquier momento los «criptoactivos» se pueden liquidar en el mercado para recorrer el camino inverso al inicial. Es decir, recibir los pesos equivalentes (según el precio de mercado del momento) y retirarlos de la billetera.

Para esto, las plataformas ofrecen en general la posibilidad de enviarlos por transferencia a una billetera virtual (como Mercado Pago, Ualá o Naranja X) o bien a una cuenta bancaria propia. Y, en algunos casos, también es posible recibirlo en efectivo en locales habilitados.

7. Costos y comisiones

Desde ya que las «casas de cambio» digitales que mantienen las billeteras y dan así acceso a la inversión en criptomonedas no brindan sus servicios a cambio de nada. Lo que hacen es fijar, para las distintas operaciones o movimientos, comisiones y cargos que conviene tener en cuenta antes de empezar a invertir.

Los valores y porcentajes varían bastante según el caso. Pero, en líneas generales, por ejemplo, al ingresar pesos en la billetera pueden descontar entre el 0,5% y el 6% del monto, dependiendo del método elegido (los depósitos en efectivo suelen tener las comisiones más elevadas).

Por cada compra o venta de criptomonedas, la comisión suele ser del 1%. Y retirar la plata de la criptobilletera no suele tener un costo asociado, salvo que el método elegido sea llevársela en efectivo de un local.

Fuente: Clarín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *